Las cooperativas Jesús Nazareno do Barco, amparada por la Denominación de Origen Valdeorras, y Viña Almirante de Portas, de la D.O. Rías Baixas, han protagonizado una operación histórica al vender al mercado brasileño un total de 50.000 botellas de vino

Según informa la Oficina de Fomento Cooperativo  de la Mancomunidad Terra de Celanova, la cantidad vendida a Brasil por parte de las dos cooperativas  supone el doble de lo que toda la Denominación de Origen Rías Baixas comercializa en este país sudamericano en un año. Así lo certificó José Estévez, de Viña Almirante, quien señaló que “es la operación más grande hecha en el extranjero  con vinos de calidad”. Y mucho más de lo que aparece en la historia de Valdeorras, desde donde el pasado años se enviaron un total de 700 litros a Brasil, todos de vino blanco, según los datos facilitados por el Consello Regulador.

La operación protagonizada por las cooperativas Jesús Nazareno y Viña Almirante comenzó a fraguarse hace ahora cinco años, después de la participación de estas empresas en Expovinis, la feria del vino más importante de Brasil. Allí entraron en contacto con el Club del Vino de Latinoamérica, que tiene 25.000 socios y su sede en Sao Paulo. “El mercado latinoamericano está copado por los países productores del vino, como  Chile  y Argentina”, destaca Estévez. Pero las dos cooperativas gallegas consiguieron hacerse un hueco y lograr finalmente una venta que ha logrado batir “todos los registros aduaneros”, sostuvo  Alfredo Vázquez, de la cooperativa barquense.

Una vez cerrada la operación, el Club del Vino se ha comprometido a llevar una importante campaña de promoción. Viña Almirante y Jesús Nazareno protagonizarán asimismo un reportaje en la publicación  del club. Tras este primer envío, habrá continuación de pedido, en función de la rotación del producto.

Las dos cooperativas esperan que esta venta sea la primera de muchas en el mercado brasileño y confían en que su trabajo sirva para poder aumentar las ventas de vino gallego en Brasil.

Para alcanzar el acuerdo, los vinos elegidos tuvieron que superar rigurosos controles y una serie de catas muy duras. Ambas marcas  están decididas a hacer historia: “Este es el tercer vino blanco que entra en este club y es la primera vez que entra un mencía”, explicó José Estévez a los medios congregados en la presentación de la operación.

De las 50.000 botellas vendidas a Brasil, la mitad es de mencía de Valdeorras, y la otra mitad, albariño.

premios 2

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.