Tras varios años de pruebas, por fin se pueden encontrar en el mercado varias marcas de vinos espumosos de Galicia. Su objetivo, además de alegrarnos las fiestas navideñas con burbujas autóctonas, es servir todo el año como aperitivo, al más puro estilo francés. Albariños y godellos son la base de estos nuevos espumosos que vienen para quedarse

Lo que hace unos años podría sonar utópico es hoy una realidad, los espumosos gallegos de las denominaciones de origen Rías Baixas y Valdeorras ya están en el mercado. Burbujas del Atlántico, Sensum Laxas, Mar de Frades, Feitizo da noite, Burbujas de Baladiña, Señorío de Rubiós  y Brinde se han embarcado en una aventura apasionante que vio la luz a finales del pasado año, tras un intenso trabajo de bodegueros y enólogos.

baladiña

En total, siete bodegas adscritas a la Denominación de Origen Rías Baixas han sacado a la venta sus espumosos.  Eidosela Burbujas del Atlántico es un vino espumoso de calidad amparado bajo la D.O. y que es fruto de un proceso de trabajo de investigación de tres años. De color amarillo pálido con reflejos dorados, tiene aromas de manzana y cítricos con ligeros toques de frutos secos. En boca es fresco y goloso.

Por su parte, Sensum Laxas se  comercializa desde el año 2012 y se elabora por el método tradicional. Se trata de un espumoso de calidad albariño monovarietal. Bodegas As Laxas nació de la mano de la familia Simón Ferro, que adquirió estas bodegas en el año 1975, en las cuales ya se elaboraban vinos del condado desde 1862. Hoy en día, la empresa es propiedad de los cuatro hijos de los fundadores.

Con la presentación de su espumoso Brut Nature , Mar de Frades continúa con su línea de innovación y diferenciación, posicionándose, en este caso, como uno de los primeros albariños en presentar el resultado de años de investigación y desarrollo en el campo de la elaboración de vinos espumosos con esta variedad. Elaborado según el método inventado en la Champaña por el monje Dom Pérignon, tiene una segunda fermentación en botella, a 12-13ºC, envejecido con las lías hasta el degüelle, cuando se expulsan las lías y motiva la aparición de la burbuja. El resultado es sabroso, cremoso y fresco, sin perder las notas de la variedad.

Coincidiendo con el 25 aniversario de la fundación de la bodega, Pablo Padín  presentó su “Feitizo da Noite” (Hechizo de la noche). Se trata de un novedoso concepto de Albariño Rías Baixas atractivo y delicado, que fusiona las bondades del varietal, resultando sabroso y sorprendente. Feitizo es un Rías Baixas innovador, con un diseño impactante y original.

Burbujas de Baladiña, de Lagar de Besada, es vino espumoso de calidad 100% albariño. Elaborado por el método Champenoise, la primera Cuvée de Burbujas de Baladiña salió al mercado en el año 2006. De color amarillo pálido, con reflejos dorados, presenta una burbuja fina y elegante, aromas a limón confitado, frutos secos y toques amielados. Elaborado en segunda fermentación en botella, seguido de una crianza sobre sus lías un mínimo de 24 meses.

Brut sparkling no label bottle - Brut senza etichetta

Por su parte, el espumoso tinto de Señorío de Rubiós  es el resultado de  vino elaborado con las siete variedades tintas recogidas por el reglamento de la D.O. Rías Baixas: caíña tinta, espadeiro, loureira tinta, sousón, mencía, brancellao y pedral. La bodega también ha sacado al mercado el espumoso Señorío de Rubiós blanco, elaborado a partir de su condado blanco, un vino en el que las variedades treixadura y albariño suponen al menos el 70%, pero donde emplean también loureiro y torrontés. Ambos espumosos ya se encuentran a la venta.

Hasta el momento,  el único espumoso de a D.O. Valdeorras se llama Brinde. El reglamento de esta denominación contempla la elaboración de vinos espumosos desde el año 2011, cuando  el primero que llega al mercado es un brut de 11 grados, elaborado con uvas godello en la bodega Roandi. En este caso, el espumoso tuvo en cuenta la experiencia acumulada en Cataluña y la enóloga de Roandi, Cristina Murga, explicó que sus conocimientos sobre el proceso llamado “tradicional” le fueron transmitidos por el enólogo Joan Milá, que estuvo en Valdeoras en 2003 y al descubrir la variedad blanca “godello” tuvo claro que ahí había un gran espumoso. Murga fue enóloga de la bodega “Día-Noite” del grupo Graciano y allí elaboró el primer espumoso gallego, que salió a la venta en el año 2005 con el nombre de “Danza”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.