Tras casi una década trabajando en una conocida vinoteca de Vigo, Moncho Taboada decidió un día apostar por un negocio propio y  puso en marcha “Somos la pera”, un proyecto personal en el que los amantes del bueno vino encontraran sus caldos preferidos y descubrirán nuevas marcas

Al ver el local, su tamaño y su ubicación, en pleno centro de Vigo, tanto a Moncho como a su mujer sólo se les ocurrió exclamar: “Esto es la pera”,  y de ahí  el original nombre de esta vinoteca.  Para Moncho Taboada, la Pera es un sueño hecho realidad  y para sus clientes, el mejor  lugar para encontrar sus vinos preferidos, descubrir nuevas bodegas, tanto de Galicia como del resto del territorio español, y disfrutar de unas divertidas tapas.

El perfil del cliente de “Somos la pera” es amplio, “desde los veintipocos años hasta los 70” y con una novedad. “En los últimos diez años,  se ha incorporado al mundo del vino un porcentaje muy elevado de mujeres, son consumidores muy exigentes, están muy informadas, se molestan y se preocupan en aprender y no les importa dejarse aconsejar”.

2la pera02

Gran entendido en vinos, y con las ideas muy claras, para Moncho Taboada, los caldos gallegos han mejorado muchísimo en calidad, pero advierte del riesgo que corren de “perder parte de su identidad por adaptarse a unas modas  que están  alterando sus características generales”. Algo que, asegura, también le ha sucedido a los vinos de la Ribera del Duero,  “se han ido amoldando a los gustos del consumidor para vender más, así que los amantes de los vinos personales, auténticos, cada vez tienen menos donde elegir”, señala.

No obstante, defiende que en Galicia los vinos han mejorado muchísimo los últimos años y destaca el trabajo realizado en este sentido por algunas bodegas que, sin subvenciones, ni presupuestos millonarios, han apostado por la innovación, haciendo un sinfín de pruebas y experimentos para mejorar la calidad de sus productos. “En Ourense, por ejemplo, hay empresarios de distintas denominaciones de origen que  están haciendo una gran labor en este sentido, y esto ha ayudado a que los vinos gallegos tengan un gran reconocimiento”.

Buena prueba del auge de los caldos de Galicia es que en “Somos la pera”, los clientes que vienen de fuera, piden vinos gallegos, cosas distintas a las habituales  y si les gustan, compran para llevárselos a sus casas. Para Moncho Taboada los gallegos “debemos  y podemos  presumir de la calidad de nuestros vinos”. En su local, ubicado en la calle Doctor Cadaval, lo hacen desde el mismo día de su inauguración y cuentan con el respaldo de numerosos vigueses que tienen en esta vinoteca su punto de encuentro semanal.

2la pera03

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.