Una ciudad llena de sorpresas

Vigo es una ciudad llena de sorpresas. Es uno de los destinos imprescindibles de turismo del norte de España y es la mayor ciudad de Galicia; lo mejor de unas vacaciones en Vigo es la enorme variedad de servicio y propuestas  de ocio que el visitante puede encontrar.

Además de su maravilloso entorno natural, las famosas playas y las Islas Cíes, descubrirán una auténtica ciudad dinámica, emprendedora y vanguardista.

Ciudad con carácter, Vigo conjuga tradición e innovación en su particular idiosincrasia y ofrece todo un abanico de posibilidades, como zambullirse en las calles del Vigo Histórico o pasar una mañana de compras, curioseando en los mercados semanales al aire libre  que hay en diferentes barrios, recorriendo un sendero natural en pleno centro urbano, o descubriendo una gran ciudad universitaria.

4Vigo02

Ésta es también una ciudad ideal para practicar el turismo activo. A pesar de su perfil industrial, su entorno natural es único, incomparable. El cinturón de parques forestales que rodean la ciudad, la hacen ideal para la práctica de senderismo y las rutas en bici. Las vistas de la Ría de Vigo desde los puntos más altos de sus montes, son espectaculares, al igual que sus ríos, regatos e incluso embalses para practicar la pesca en temporada. Y todos viene a desembocar  en las playas viguesas, de las que tanto se ha escrito, donde se puede practicar surf, windsurf o kitesurf, e incluso, sin salir del centro, podrás integrarte en la naturaleza subiendo al Monte de O Castro o paseando y haciendo deporte en el Parque de Castrelos.

Vigo es una de las pocas ciudades españolas que sigue estructurada en parroquias, en vez de por distritos. Creció tanto en un periodo de tiempo tan corto que absorbió a todas las aldeas y villas que la rodeaban sin darles tiempo a “urbanizarse”, de modo que han mantenido tanto su apariencia de aldeas independientes como la estructura organizada en parroquias, tan típica de Galicia.

4Vigo03

Protagonista, el mar

La Ría de Vigo es el mayor tesoro de la ciudad. Su origen, su motor, su pasado y su futuro. De todas las rías gallegas, ésta es la que está más al sur de las Rías Baixas, y se adentra en la tierra para mezclarse con el agua del río, mientras las laderas del valle costero se elevan formando montañas al borde de la costa, dibujando miles de formas irrepetibles.

Hermosa y única, la Ría de Vigo está protegida por las Islas Cíes, un parque natural en medio del Atlántico. En sus aguas flotan alienadas las tradicionales bateas, en las que se cría el auténtico mejillón de la Ría de Vigo, y se dibujan las siluetas de los más grandes trasatlánticos del mundo. Porque, además de bella, la Ría de Vigo es la de mayor calado de Galicia, lo que la ha convertido en uno de los principales puertos de Europa y en capital de la pesca.

Más que una experiencia gourmet

La buena gastronomía es otro de los puntos fuertes de la ciudad. Es famoso el  lema “Y para comer, Lugo”, que hace referencia a la exquisita gastronomía que se puede degustar en los numerosos restaurantes lucenses. Se caracteriza  por la sabiduría  con la que los chefs locales supieron combinar la tradición secular con las tendencias más actuales.

©Turismo  de Vigo

©Turismo de Vigo

Entre las principales razones del éxito de sus platos está la magnífica calidad de los productos autóctonos que ofrecen la tierra y el mar lucenses. Una huerta variada, carnes de primera clase  y frutos del Cantábrico en forma de sabrosos mariscos y pescados frescos constituyen los ingredientes fundamentales de las recetas más famosas de la capital  como el caldo gallego, el lacón con grelos, el pulpo á feira, la carne  ó caldeiro o las filloas con miel, entre otros muchos platos.

Vigo en la literatura

Si es aficionado a la lectura, una buena propuesta es hacer turismo literario en Vigo. Protagonista de libros únicos, Vigo está presente en los textos de algunos de los escritores más relevantes de Galicia, de España y del mundo. Desde los clásicos de Julio Verne a los últimos ‘best sellers’ de Domingo Villar, pasando por Otero Pedrayo o Álvaro Cunqueiro, la ciudad ha sido escenario literario de intrigas, leyendas de piratas y aventuras policiacas.

El escritor que más la ha universalizado fue el francés Julio Verne (Nantes, 1928-Amiens, 1905), que situó aquí un pasaje de una de sus obras más famosas; 20.000 leguas de viaje submarino. En su novela, la Ría de Vigo escondía riquísimos tesoros procedentes de la batalla de Rande.

©Turismo  de Vigo

©Turismo de Vigo

Desde Galicia, Ramón Otero Pedrayo (Ourense, 1888-1976), una de las figuras más destacadas de la cultura gallega y miembro de la Xeración Nós, también tenía su visión de la ciudad, al igual que Eduardo Blanco Amor (Ourense, 1897- Vigo, 1979). Por su parte,  Álvaro Cunqueiro (Mondoñedo, 1911-Vigo, 1981), cuya obra abarca todos los géneros desde la poesía  hasta los libros de cocina, pasando por la narración y el drama, captó como pocos el carácter emprendedor de la ciudad.

Cíes, las islas de los dioses

Las Islas Cíes son el mayor tesoro de la Ría de Vigo. Un increíble Parque Nacional Marítimo-Terrestre y uno de los lugares más hermosos del país, de aquí que los romanos les pusieran el nombre  de las islas de los dioses.

El archipiélago de Cíes está formado por tres islas: Monte Agudo, O Faro y San Martiño. Las dos primeras están unidas por un largo arenal: la playa de Rodas, la mejor del mundo según el periódico The Guardian.

4Vigo06

Cíes forma parte del Parque Nacional Illas Atlánticas; un paraíso de playas paradisíacas y aguas cristalinas con un entorno natural que lo convierten en un observatorio de fauna y flora únicos. Una visita a Cíes es ideal tanto para practicar senderismo en familia como para una escapada en busca de playas vírgenes y tranquilas. Se puede hacer una excursión de un día en barco o alquilar un yate en Vigo. Además, es un lugar excepcional para bucear y, con suerte, nadar rodeado de arroaces, los delfines autóctonos, de menor tamaño.

La única forma de acceder a Cíes es por mar. En verano y Semana Santa, hay varias navieras en el puerto vigués que hacen  rutas diarias en barco. En estos ferris se puede llegar directamente a las islas de Monte Agudo y O Faro. Cíes sólo admite 2.200 visitante al día, por lo que es recomendable reservar plaza con antelación.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.