Entrevista a José Fernández Feijóo, propietario

«Que nuestro vino guste tanto es una satisfacción que no se puede describir»

José e Isaura han logrado transmitir el cariño con el que trabajan la viña a los caldos que comercializan, desde el año 2000,  bajo la marca Castro de Lobarzán. Trabajadores infatigables y, sobre todo, buena gente, esta pareja ha conseguido, junto a su hijo, elaborar unos vinos que desde el pequeño pueblo de Vilaza (Monterrei) han traspasado fronteras por su calidad y sus personales  características. Para ellos su mayor orgullo y su mejor recompensa son las felicitaciones que le llegan desde todo el mundo por su vino de autor

¿Cuándo empezó a funcionar la bodega con el nombre de Castro de Lobarzán?

La bodega empezó a funcionar en el año 2000 porque vimos que gustaba el vino que embotellábamos, que eran sólo unas 3.000 botellas  al año. Así que decidimos comprar un poquito más de viñedo y hoy en día estamos haciendo unas 25.000 botellas, entre vinos tintos y blancos.

Pero creo que la vinculación de su familia con el mundo del vino viene de lejos

Sí, mis abuelos ya hacían y vendían vino, pero como se hacía antes, nada que ver con lo de ahora

En Castro de Lobarzán elaboran vinos blancos y tintos. Hábleme de los blancos, ¿qué es lo que les hace tan especiales?

Tenemos el blanco con el que empezamos, que es el Castro de Lobarzán, y que es el buque insignia de la bodega. Tiene un 75% aproximadamente de uva godello y un 25% de treixadura,  es un vino muy equilibrado. Esto se debe a que nosotros la vendimia la vamos haciendo compensando graduación y acidez,  y cuando vemos que están compensadas ambas cosas, es cuando hacemos la vendimia, de ahí el equilibrio que presenta. También tenemos el Lobarzán blanco IS, que es un homenaje a Isaura, mi mujer, y que como no pudimos ponerle su nombre porque ya estaba cogido, le pusimos IS. Es un godello 100%, que está en barrica 6 ó 7 meses, y que después lo tenemos descansando otros cinco o seis meses más,  hasta que vemos que está apto para el consumo, que es el momento en el que lo sacamos al mercado, nunca antes.

5castrolobarzan2¿Y cómo son sus tintos?

Tenemos el Castro de Lobarzán y el Lobarzán IS tinto, con el que ya en la primera cosecha  tuvimos un éxito muy grande. Este vino sólo lo sacamos al mercado cuando consideramos que su calidad es óptima, si no, no lo vendemos. Se elabora con, aproximadamente, un 70% de mencía, un 25% de arauxa, y un 5% de bastarda, y tiene prácticamente 15 grados de alcohol. El IS  tiene unas características que están ahí y que cuesta definir. Lo mejor es probarlo para saber de qué estamos hablando.

Si tuviera que elegir entre unos y otros, ¿con cuál se quedaría?

Depende de lo que vaya a comer, elijo uno u otro. Lo que sí es cierto es que si me tuviera que quedar con uno solo, sería con el  Castro de Lobarzán, que es el buque insignia de la bodega y con el que empezó todo esto.

¿Qué peso tiene en el vino la mano del enólogo?

En este caso el enólogo es nuestro hijo. También tenemos un asesor, que es el que nos hace las analíticas y esas cosas, pero de enólogos hacemos nosotros. Yo soy de los que pienso que el vino no se hace en las bodegas, el vino se hace en la viña. Por ejemplo, para hacer el vino tinto lo hacemos por  cata de uva, no miramos la graduación. Si cuando catamos la uva, la pepita está verde, el vino siempre dará a herbáceo, a verde. Mientras que si la pepita está oscura, madura, el vino  está maduro. Así es como nosotros hacemos la vendimia con los vinos tintos.

¿Cómo lleva la crisis una bodega pequeña como la suya, de vino de autor?

En estos tiempos, pienso que es difícil  llevar cualquier empresa, grande o pequeña. Esta bodega es familiar y aunque el trabajo es inmenso, lo hacemos nosotros. Es mucha tarea pero cuando se hace con cariño parece que cuesta menos trabajar. Yo estoy orgulloso de lo que estamos haciendo y del vino que estamos sacando al mercado. No es que yo pruebe el vino y que me guste, es que hay mucha gente que nos lo dice, y eso te da una satisfacción que no se puede describir con palabras.

¿Dónde se puede encontrar su vino?

Fuera de España, estamos en el Reino Unido, Estados Unidos, Holanda, Alemania y Bélgica. Y en España, además de Galicia, mando vino para negocios de hostelería de Valencia, Bilbao, Madrid y Barcelona, aunque realmente distribución tengo en Valencia, Menorca, San Sebastián y Asturias.

¿Cómo ha sido la cosecha de este año?

La cosecha  para Lobarzán se presentó muy bien. Cuando sacamos los racimos, en tinto dejamos un máximo de seis uvas por planta, mientras que en blanco, como es más pequeña, dejamos una media de dos kilos. Como no se toca una uva con otra, aunque llueva o haga mal tiempo, esa uva siempre se seca  y nunca se pudre, y para Lobarzán la cosecha se presentó muy bien este año.

Al ser la suya una bodega familiar, ¿el relevo está garantizado?

Bueno, cuando yo tenga que dejar esto por la edad, pienso que mi hijo seguirá y que lo va a hacer muy bien, porque está capacitado para llevarlo muy bien. Más adelante ya veremos, ¡aún está soltero!

¿Y qué proyecto tienen en mente en un futuro cercano?

Voy a plantar 5.000 metros más, de los 30.000 que tengo aquí, pero nada más. Los trabajos son costosos, es duro.

Sobre El Autor

Redacción

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.