La mejor forma de descubrir los secretos de los vinos gallegos es paseando entre sus viñedos, un recorrido que nos proponen desde Turismo de Galicia

En Galicia el vino es cultura y arte, fruto de una tradición milenaria. Rías Baixas, O Ribeiro, Ribeira Sacra, Valdeorras y Monterrei son las cinco denominaciones de origen que en la actualidad amparan algunos de los mejores caldos del mundo.

Turismo de Galicia  nos propone descubrir los secretos de los vinos gallegos paseando entre sus viñedos en escarpadas laderas o al borde del mar, recorriendo sus bodegas, las más señoriales y vanguardistas, y también las de mayor tradición familiar. Conocer de primera mano  cómo vivían los primeros pobladores de estas tierras en los castros, los entresijos de las fortalezas medievales, el misterio que encierran los muros de los monasterios… Todo ello regado por el sabor de Galicia, de sus más de veinte variedades de uvas autóctonas y de sus manjares más exquisitos, para lograr experiencias enogastronómicas únicas. Hoy nos vamos a Ribeira Sacra.

Un poco de historia y Viticultura Heroica

La Ribeira Sacra integra un conjunto de veinte municipios pertenecientes al sur de la provincia de Lugo y al norte de Ourense, en el interior de Galicia. El elemento que los une es el curso fluvial  de los ríos Miño, Sil y  Cabe, que discurren hacia su confluencia a través de gargantas o cañones de fuerte verticalidad, configurando así un paisaje único y una tierra singular.De ahí el nombre de Ribeira Sacra (Rivoyra Sacrata), del que existe constancia escrita desde el siglo XII; a lo largo de ella encontramos cenobios  como el de San Estevo de Ribas de Sil, Santa Cristina, San Pedro de Rocas, Xunqueira de Espadanedo, Montederramo, Ferreira de Pantón, iglesias como las de San Paio de Diomondi, San Miguel de Eiré…

En este territorio encontramos también dólmenes y medorras prehistóricos que evidencian un poblamiento temprano, continuado con importantes huellas de presencia romana. Los espectaculares miradores sobre el Cañón del Sil son visita obligada para admirar la monumentalidad del paisaje.

En las riberas soleadas los viñedos descienden en bancales hasta cerca del río, mientras que una vegetación de robles, castaños y abedules complementan desde la otra orilla la riqueza cromática del panorama: la particularidad y dificultad de esta orografía permite que en la Ribeira Sacra se hable de Viticultura Heroica.

Una D.O. compuesta por cinco subzonas

La Denominación de Origen Ribeira Sacra está constituida por cinco subzonas: Amandi, Chantada, Quiroga-Bibei, Ribeiras do Miño y Ribeiras do Sil.

Se trata de una producción vinícola con una extensión cercana a las 2.500 hectáreas de viñedo, que suponen un 5,2% del suelo dedicado a la vid en Galicia. Es un territorio que guarda toda la esencia de los vinos gallegos, muy vinculados a los Caminos de Santiago, tanto al internacionalmente conocido Camino Francés (a través de la subzona Ribeiras de Miño en los municipios lucenses de Paradela y Portomarín), como al llamado Camino de Invierno, en el que se encuentran las subzonas  de Quiroga, Amandi y Chantada, que discurre en parte por la antigua vía romana.

Los vinos de Ribeira Sacra 

En las uvas blancas las variedades preferentes son Albariño, Treixadura, Doña Blanca, Gidello, Loureira y Torrontés. Entre las uvas tintas, que son mayoritarias, nos encontramos con Mencía, Brancellao y Merenzao, y autorizadas la Garnacha y Mouratón o Negreda. Los vinos blancos son afrutados  y con un fino toque de acidez, con un ligero retrogusto y delicada presencia en paladar. Los tintos destacan por sus aromas limpios, elegantes e intensos, y su color cereza brillante con ribete púrpura. Equilibrados y bien estructurados, resultan unos vinos redondos y amplios en boca.

 Fuente: Turismo de Galicia

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.