Ribeira Sacra, el paisaje vitivinícola por excelencia, patrimonio natural de la humanidad

2mercedesgonzales02Ribeira Sacra, el paisaje vitivinícola por excelencia y,  sin embargo,  también la asignatura pendiente de nuestra administración turística. Acoge la  Denominación de Origen Ribeira Sacra, constituida como tal en 1995, que es compartida por dos provincias: Lugo y Ourense. Tierra donde destacan los tesoros, tanto culturales y vitivinícolas como humanos, por lo que defendemos que sea declarada Patrimonio Natural de la Humanidad.

Su nombre hace referencia a la abundancia de ermitas y monasterios en las riberas del río Sil y, posteriormente, se hace extensivo su uso a las márgenes del río Miño. Ya en su nombre anuncia la colección de románico, iglesias, monasterios, petos, pazos, puentes, molinos, hórreos, cruceiros… Encontramos también románico con modificaciones barrocas y neoclásicas. Romanos, cistercienses y, en general, la vida monacal, que  han dejado la impronta más marcada de su larga historia, conjugación de vida espiritual  y el canto gregoriano “ora et labora”.

Una nunca sabe por dónde empezar cuando se sienta a escribir de Ribeira Sacra, porque hay pasión, historia…. Y es por eso  que he decidido dejarme llevar por sus ríos, que tanto condicionarán su viticultura. Desconocidos cañones fluviales  que  dibujan paisajes inéditos. El Sil entrando por Valdeorras acompaña la soledad de las riberas, los monasterios medievales ,sobre todo en su tramo final a partir del S.VI la singular y soberbia belleza de un paisaje que quedará grabado en nuestras retinas. El Bibei se escapa de Manzaneda y se divierte jugando en su descenso con pequeños regatos, dibujando pequeños canales. Seductores  cañones, enclaves singulares los que originan el Mao, el Lor y, cómo no, el gallardo y orgulloso Miño. Todos ellos son quien de encerrar historias privilegiadas,  tierras de abandonados tesoros, los paisajes de nuestros sueños, naturales y culturales.

Vides de terrenos escarpados, seductores en sabores y aromas, comarca natural y singular donde el hombre ha construido su paisaje en bancales, ”muras”, “socalcos” o terrazas, pronunciada orografía de sus riberas. Atesora vida y lugares de largos silencios. De todo esto podemos ir deduciendo que el vino no es un ente independiente en la Ribeira Sacra, es la riqueza del terruño y este terruño tiene su historia. Es el fruto de una conversación del hombre con la tierra, la naturaleza y la planta de la vid. Es una lucha por huir de la globalización y por llegar a ser declarada Patrimonio Natural de la Humanidad.

Estaba en la  lista indicativa 2007/2008 de las nominaciones para formar parte de los espacios del Patrimonio de la Humanidad. impulsada en ese momento por el Gobierno de España y dejado al olvido, como viene siendo habitual. Esta propuesta es llevada  a la Unesco y defendida  por la Fundación Germán Estévez que ha conseguido ya editar los libros “Terra de Trives e Caldelas “, y un segundo volumen “Ribeira Sacra- Biodiversidade e Historia”, ambos de más que recomendada lectura, con los que he tenido el placer de colaborar aunque fuese de manera simbólica.

Tierras que encierran secretamente las sinfonías de los vinos en sus bodegas, climas llenos de aromas, sabores, interpretaciones de la piedra, del agua y los colores. La viticultura en esta Ribeira  Sacra es pasión y disciplina, parcelas que parecen pequeños jardines, trabajos manuales y largos silencios. Cuando bebamos una botella de un vino de la Ribeira Sacra seremos capaces de interpretar este paisaje e historia. Viñedos en terrazas, escultura en el paisaje, vinos llenos de carácter.

Su viticultura se define como “heroica” y una rápida visita a sus viñedos explica el porqué. Las plantaciones son,  como os comenté con anterioridad, en bancales, los más favorecidos disfrutan de unos raíles que ayudan a subir las cajas de las uvas durante la vendimia, pero hay algunos casos en los  que a la viña sólo se puede acceder en barca. Está integrada en el CERVIM (Centro de Investigación, Estudios y Valorización de  Viticultura de Alta Montaña) , entre los más importantes: Ribeira Sacra (España) , Banyouls e Collioure (Francia), O Douro (Portugal), Val D´Aosta( Italia), Suiza…,  y otros asociados que se han ido incorporando. Viñedos a más de 300 metros de altura, con pendientes superiores al 30 % que llegan en algunos casos al 85 %.

Aromas y sabores, fruto de la interpretación de suelos, climas y  recuerdos que se convierten en los vinos soñados,  vinos respaldados por una contraetiqueta que garantiza su calidad y origen. Un concepto,  SUMMUN ,nos está contando que como mínimo nos estamos bebiendo un 85 % de variedades preferentes y en el caso de tintos, salvo los monovarietales, un mínimo de 60 % de mencía en los ensamblajes de uvas.

Nuestro brindis hoy será por una Ribeira Sacra Patrimonio Natural de la Humanidad.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.