Una fiesta que comenzó como una reunión de amigos ha convertido a Cambados en una de las ciudades de Galicia más conocida dentro y fuera de nuestras fronteras

Entre sus muchas bondades, si por algo es conocido el Concello de Cambados más allá de nuestras fronteras es por su Fiesta del Albariño, una celebración que empezó en los años 50 como una reunión de amigos y que hoy ha conseguido convertir esta villa en la cita preferida de miles de turistas de todo el mundo. En sus inicios, ni los más optimistas podrían haberse imaginado la importancia y repercusión que esta fiesta iba a tener para el desarrollo del municipio y para el impulso del pujante sector del vino.

Fue en la década de los sesenta cuando esta fiesta, que hasta entonces tenía carácter privado, se abrió al público, produciéndose entonces una renovación de lo que había sido hasta ese momento con desfiles, catas públicas y pregón, además de las verbenas y las actividades deportivas y culturales. Otro año clave fue 1977, ya que es cuando se declara por vez primera Fiesta de Interés Turístico, declaración que fue ratificada posteriormente en 1990 cuando se le otorga el título de Fiesta de Interés Turístico Nacional.

Cada año con motivo de la fiesta se acercan a Cambados personalidades de la Administración, del mundo de la cultura, artistas, intelectuales y periodistas, que le otorgan un gran prestigio y una amplia difusión.

Para lo que quieran incluir esta fecha en su agenda, que sepan que el primer domingo de agosto tiene lugar el desfile del Capítulo Serenísimo, de las cofradías y autoridades acompañados de grupos folclóricos. El patio de armas del pazo de Fefiñáns acoge el solemne acto de  Investidura de Damas y Caballeros del Albariño, y allí también entregan las distinciones de Jóvenes Albariñenses, Albariñenses de Honor y Hojas de Plata. Tras este acto la comitiva se dirige al Pazo Torrado, donde se realiza la Comida del Albariño, con la lectura del pregón y donde se da a conocer el nombre de los vinos premiados, un galardón que les confiere prestigio internacional.  Los que van, repiten.

Una ruta para conocer las bodegas 

Cambados también cuenta con un recorrido interno de bodegas, viñedos, salas de cata e infraestructura en genera que, junto con el conjunto histórico, convierten a esta villa en una de las zonas vitivinícolas más importantes de España.

La ruta de las bodegas de Cambados discurre por una superficie de 23,5 kilómetros cuadrados, de los que aproximadamente seis se encuentran en el casco urbano y se pueden recorrer perfectamente a pie, mientras que el resto se sitúan en la periferia. En esta ruta se ponen a disposición del público 21 bodegas debidamente señalizadas mediante la indicación “Ruta do Viño”, con servicios de atención al púbico, visitas comentadas, catas y venta de productos.

Un museo en homenaje al vino

Por su parte, el Museo Etnográfico y del Vino de Cambados es el primero de Galicia y uno de los primeros de España de estas características. Situado en uno de los puntos con más historia de Cambados, al lado de las ruinas de Santa Mariña Dozo, restos de un templo del siglo XV declarado Monumento de Interés Turístico Nacional. El museo está formado por dos edificios: una antigua casa rectoral y un edificio de nueva construcción unidos por una pasarela de cristal. El vino albariño es esencial en el Ayuntamiento de Cambados, y así nos lo van mostrando las distintas salas del museo.

El discurso expositivo muestra un recorrido por la historia, el arte, la cultura popular, así como todos los aspectos vitivinícolas de la denominación de origen Rías Baixas,

En el jardín podemos encontrar el conjunto escultórico “Loureiro”, de Manolo Paz, formado por unas enormes copas de vino de granito, junto con un lagar. Además, el museo cuenta con tienda, servicios de información y visitas guiadas concertadas.

La denominación Capital del Albariño refleja que Cambados ha estado ligado dese siempre a este exquisito caldo y así queda patente en sus calles donde la cultura del vino es notoria. El municipio cuenta con 21 bodegas pertenecientes a la denominación de origen Rías Baixas, numerosas vinotecas, una estatua del Baco, Dios del Vino en la mitología romana, así como un museo dedicado a este tema y, cómo no, la Fiesta del Albariño convertida en la más importante de España para honrar a un vino.

IMG_5856-w

De paseos marítimos y conjuntos históricos 

Otro de los grandes placeres de Cambados que ofrece Cambados consiste en recorrer la costa a través de paseos marítimos o senderos naturales, desde donde contemplar frondosos paisajes y las míticas puestas de sol. Resulta una gran experiencia también acercarse a la playa para observar a las mariscadoras trabajando.

Visitar Cambados también ofrece la oportunidad al viajero de disfrutar de un auténtico museo al aire libre esculpido en granito. Este Ayuntamiento atesora uno de los conjuntos históricos mejor conservados de Galicia gracias a la infinidad de pazos señoriales, calles nobles, monumentos, esculturas… Y es que no debemos olvidar que Cambados nace de la fusión de tres villas históricas que mantienen su autenticidad: Fefiñáns, con su marcado carácter noble; Cambados, con sus bellas plazas, calles y ruinas de Santa Mariña, y el carácter eminentemente marinero de San Tomé. Su unión ha hecho de Cambados un lugar único en Galicia.

Más información en www.cambados.es

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.