Los consellos reguladores destacan la calidad de la uva de este año y en algunos casos ya se habla de cosechas históricas. Y todo a pesar de la meteorología, que complicó los últimos días de la recogida de la uva

Las denominaciones de origen gallegas ya han hecho balance de la vendimia de este año y, aunque con matices, todas se muestran optimistas por los resultados de esta cosecha. La meteorología, ese factor sorpresa que puede trastocar el trabajo de un año en unos cuantos días, no ayudó a la recogida de la uva y a punto estuvo de trastocar los planes de alguna que otra bodega.

Así, el Consello Regulador de la Denominación de Origen Rías Baixas (CRDO) destacó el importante esfuerzo humano y profesional que el sector ha realizado durante todo el ciclo vegetativo, “y especialmente durante la recogida de la cosecha”. Este año, Rías Baixas esperaba recoger entre 20 y 25 millones de kilos de uva y, a cierre de esta revista, fue imposible concretar más esta cifra “debido a las diferentes previsiones existentes en las más de 23.000 parcelas que integran esta denominación”, según explicó Agustín Lago, director técnico del Órgano de Control y Certificación de este CRDO.

Como viene siendo costumbre en Rías Baixas, los primeros trabajos de recogida de uva se iniciaron en el sur de la provincia de Pontevedra, en las subzonas de O Condado de Tea y O Rosal. Después se fueron incorporando las bodegas de Soutomaior, Val do Salnés y Ribeira do Ulla y posteriormente el resto de bodegas de la denominación.

IMG_1939-w

Normas de la vendimia 

En la presente vendimia el Consello Regulador ha contado con 62 auditores, que se encargan de verificar que todos los operadores cumplen los requisitos establecidos en el Pliego de Condiciones de la D.O. Rías Baixas y en el Manual de la Calidad de Consejo Regulador, así como en su documentación asociada. En este sentido, y como todos los años, el pasado mes de julio el Pleno del Consello Regulador aprobó las Normas de Vendimia, que rigen la campaña 2014. El objetivo es el de apostar por la máxima calidad y la garantía de origen de la materia prima. Dicha normativa recuerda a los productores y elaboradores la obligación de disponer de un sistema de trazabilidad y control que permita acreditar la procedencia de la uva, los rendimientos de producción y las variedades empleadas, así como los rendimientos de extracción de mosto y el análisis de los parámetros químicos.

Por su parte, y cuando aún la vendimia no había llegado a su fin, la Denominación de Origen Monterrei ha registrado su mayor cosecha histórica, con 2.752.000 kilos de uva recolectados. De esta forma, a falta de que nueve de las 24 bodegas de esta Denominación finalicen su vendimia, las cifras ya superaban las de 2012, hasta el momento la mayor cosecha registrada en la denominación, que supuso la entrada en las bodegas de 2.710.000 kilos de uva.

Fuentes del Consello Regulador destacan que todo parece señalar que Monterrei conseguirá mantener las previsiones de crecimiento para 2014, si bien es cierto que habrá que esperar al cierre para conocer a cuánto asciende la cifra final. Sin embargo, al cierre de la revista ya se había superado en un 18,8% la cosecha del año pasado, lo que supone un incremento de 436.000 kilos con respecto a 2013.

Esto se debe, según apuntan desde la Denominación, a que Monterrei atraviesa un momento de expansión porque el reconocimiento y el éxito de comercialización que sus vinos están experimentando en los últimos años hacen que muchas bodegas se hayan planteado incrementar su volumen de producción.

Con respecto a la cosecha anterior, se han registrado 38 Ha de nuevas plantaciones, inscrito 32 viticultires e incorporado una nueva bodega a la denominación.

IMG_1602-w

Vinos expresivos y elegantes en el Ribeiro

En la Denominación de Origen Ribeiro la vendimia también ha ido muy bien este año y en su caso los trabajos de recolección fueron del 28 de agosto al 7 de octubre. Con una recogida que comenzó en las viñas de Godello comprendidas entre los 100 y 250 metros de altura con orientación sur y suroeste, se estima que los kilos de uva recogidos superen los once millones y medio de kilos (11.700.000 kg).

Un total de 110 bodegas han participado en la vendimia, en una cosecha en la que, según los técnicos de la Denominación de Origen, “el Ribeiro expresará su carácter más atlántico”. Esto se debe, según señalan a Cepas y Vinos, “al suave verano que nos ha acompañado, la disponibilidad de agua en los agrestes suelos que predominan en esta Denominación, junto con el dominio de noches frescas y pocos días de temperaturas extremas, que han favorecido una lenta pero constante maduración y un buen equilibrio entre la madurez glucídica y fenólica”. En estas condiciones, apuntan, las variedades autóctonas de la zona “han conseguido una excelente formación y conservación de la intensidad y complejidad aromática, y han mantenido el frescor y equilibrio natural que las caracteriza”. Por todo ello, el Consello Regulador espera que esta cosecha de unos vinos expresivos, elegantes y muy frescos.

En Ribeira Sacra, por su parte, y a falta de que finalizaran la vendimia 7 de las 97 bodegas amparadas en la Denominación de Origen, los resultados de la cosecha de este año también fueron muy positivos.

Los datos oficiales de recogida de uva diferenciados por variedades en un total de 86 bodegas fueron los siguientes:

En variedades tintas, de Mencía se recogieron un total de 4.013.831 kilos; de Brancellao, 26.912 kilos; Merenzao (15.988 kilos), Caíño (1.276 kilos), Garnacha (218.371 kilos), Mouratón (7.262 kilos), Sousón (8.300 kilos) y Tempranillo (64.796 kilos).

En variedades blancas, las cantidades recogidas fueron las siguientes: 72.582 kilos de Albariño; 6.645 kilos de Dona Branca; 241.855 kilos de Godello; 1.179 kilos de Loureira; 2.514 kilos de Torrontés y 27.744 de Treixadura.

Para el final hemos dejado a Valdeorras, que fue la primera Denominación de Origen De Galicia en iniciar la vendimia. Mientras el resto de DO aún no se habían metido en faena, la denominación valdeorresa ya estaba funcionando a tope en dos frentes: en la recolección para espumosos y para vinos. La campaña de recogida, que se abrió oficialmente el 1 de septiembre, finaliza en el mes de octubre, marcando el Consello Regulador de Valdeorras el día 26 como fecha final para el control de vendimia ordinario. Esto significa que entre esos días, y siempre que haya bodegas vendimiando, los veedores tienen un horario de trabajo para el control de entrada de uva en bodegas desde las nueve de la mañana hasta las diez de la noche, los siete días de la semana. Este fue el acuerdo que se adoptó en el pleno con objeto de poner fecha y horario a la campaña de 2014.

El buen año en cuanto a lluvias, que se produjeron muy repartidas a lo largo de los meses, y unas temperaturas que se han mantenido en la media, hacen presagiar un gran año para los vinos de Valdeorras.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.