A Rúa parece un pueblo tranquilo pero no se llamen a engaño, bajo esa apariencia apacible bullen las actividades culturales y deportivas, y se desarrollan un gran número de iniciativas profesionales orientadas principalmente al mundo del vino y el turismo

avelino_garcia-wEntrevista a Avelino García Ferradal, alcalde de A Rúa

“A Rúa tiene el encanto de un pequeño pueblo, pero en el que hay de todo para disfrutar”

Cerca de 5.000 personas viven todo el año en A Rúa, un enclave singular y con encanto, bañado por el Río Sil y rodeado de un espacio natural idílico. Avelino García, su alcalde, nos habla de la vinculación del pueblo con el mundo del vino, su gran motor económico tras la pizarra

¿Cúal es la vinculación del concello de Valdeorras, y concretamente de A Rúa, con el mundo del vino? El vino es un motor económico importantísimo en el pueblo. El sector de la pizarra es el que más dinero mueve, pero a continuación estaría el sector del vino; son catorce bodegas las que hay en el concello, con gran difusión y con una gran capacidad de almacenaje. De hecho, la bodega cooperativa “Virxe das viñas” fue el gran motor desde el año 1964 ya que asoció a un gran número de personas que eran más agricultores que bodegueros, y que vieron en la cooperativa un buen punto de salida para sus caldos, para sus vinos. La cultura del vino era la de los arrieros, en A Rúa prácticamente en todas las casas se hacía vino, se cosechaba y se vendía. Fue a partir de 1964, cuando comienza a funcionar la bodega cooperativa, cuando digamos que cambian el “chip” y comienzan a funcionar de otra manera; es un modelo cooperativista que surge también en O Barco, en Larouco, que son los tres grandes núcleos de viñedo. También ven la necesidad de establecer criterios comunes y de controlar los tipos de producción, y de ahí surge el Consejo Regulador. A raíz de ahí empiezan a nacer pequeñas bodegas, que hoy ya no son tan pequeñas, como es el caso de Joaquín Rebolledo, A Coroa o Alan de Val, que son grandes bodegas; y merma también la capacidad de lo que era la cooperativa, que fue disminuyendo, a favor del resto de las bodegas que se fueron creando y que dan nombre a A Rúa, y al Mencía y al Godello. ¿Desde el concello de A Rúa han notado en los últimos años algún incremento del turismo del vino, del enoturismo? Sí, son varias las empresas que se crearon en la comarca para desarrollar todo lo relacionado con el enoturismo, y eso es bueno, la competencia es buena. Aparte de esto, desde el Inorde de la Diputación de Ourense se trabajó el tema de los trenes turísticos, este año hubo dos durante los meses de julio, agosto y septiembre, cincuenta personas en cada viaje que tuvieron la oportunidad de gozar del paisaje de la Ribeira Sacra y de sus vinos. Esta iniciativa de los trenes funcionó muy bien, todos venían llenos, incluso en el viaje inaugural, y el éxito ha sido tal que en el año 2015 pensamos ampliar la iniciativa, y vamos a comenzar ya en el mes de mayo. También tienen en marcha una iniciativa denominada “Baco Festa”, ¿cómo surgió esta celebración? Llevábamos 16 años realizando la feria del vino de Valdeorras aquí en A Rúa, de hecho surgió aquí, con empresarios de la zona que fueron los que la crearon y pusieron en valor. Por razones en las que no quiero entrar, desde la presidencia del consejo regulador deciden llevarla para el Barco tres meses antes de su celebración. A nosotros, en el Concello, que hacemos una programación anual, esto nos deja descolocados, así que reunimos a todos los grupos políticos y propusimos que la feria del vino no se limitase al vino, que era una iniciativa de la ya habíamos hablado con anterioridad para atraer a más gente. Y este año, como ya decidíamos nosotros, hicimos otra fiesta del vino porque el mes de agosto es un momento ideal y sabes que va a haber gente. Se apuntaron yo creo que doce bodegas, veinte stands de artesanía y algunos de gastronomía, pulpo, carne, etc, mostrando un poco la conjunción del vino con todas estas otras cosas. Había que buscar una idea, un nombre, que uniese todo eso, y pensamos en nuestros orígenes romanos ya que desde el punto en el que se hace la “Baco Festa” se divisa el puente romano, por aquí pasa la vía 18 de los romanos, que unía Clunia, Braga y Astorga, tenemos las médulas romanas muy cerca y el Monte Furado aquí al lado, así que decidimos que nuestra fiesta del vino tuviese como punto de partida el eje romano, y buscando el nombre no nos costó mucho pensar en la “Baco Festa”. Así surgió la idea, y el éxito fue extraordinario, nosotros no nos esperábamos tanta gente, así que, pase lo que pase, el próximo mes de mayo, salga la corporación que salga, nos volcaremos en la segunda edición, que tendrá como novedad la acuñación de moneda para comerciar durante la fiesta, una moneda que tendrá el disco de Teodosio por un lado, por nuestro hermanamiento con Almendralejo, y el puente romano de A Rúa por el otro. IMG_8401-w Además del vino , ¿qué otros atractivos tiene A Rúa para el que se decida a visitarla? Depende un poco de la estación del año, por ejemplo ahora en otoño uno sube al mirador y puede ver un paisaje con una impresionante diversidad de colores, que puede dejar alucinado a cualquiera. También destacaría la gastronomía, que va más allá del pulpo de los domingos, podemos disfrutar por ejemplo de un magnífico codillo, que apetece mucho en invierto y que aquí tiene su propia fiesta que se celebra el 31 de enero. Es difícil en gastronomía destacar algo que no haya en otros sitios, pero aquí tenemos también cosas que nos hacen diferentes, como es la empanada de ’costelas’, que es única, no la hay en otros lugares, incluso tenemos una fiesta de la empanada de ‘costelas’ en el mes de diciembre. También tenemos el encanto de un pueblo pequeño, pero donde se puede disfrutar de lo que uno quiera, desde jugar a deportes como la petanca o la billarda a otros como el futbol, pádel, baloncesto, piragüismo, etc. Aquí la gente se siente a gusto, en sitios como el enclave de Avión, que es una maravilla que nos cuesta mucho mantener. Y a la gente que le guste la historia, aquí puede hacer rutas históricas, desde la prehistoria con los petroglifos hasta la historia del mundo romano, hasta llegar a nuestros días, con un destacable arte eclesiástico en nuestras iglesias. También estamos poniendo en valor la primera central eléctrica que hubo en la zona, que está en una propiedad particular y se mantiene exactamente igual que cuando funcionaba. Es una central donde también se molía grano, es impresionante verla con sus tuberías en madera y cristal, es una pieza única y está en un estado de conservación muy bueno, con su maquinaria alemana original. Si el alcalde tuviese que definir brevemente a A Rúa, ¿qué diría? Pues yo diría que es un pueblo apacible, donde es fácil vivir, donde uno se puede mover sin problemas, incluso con el coche. Somos aproximadamente 4.700 habitantes concentrados en A Rúa, con dos barrios alejados, como Somoza y San Julián, donde viven pocas personas. Es cierto que vivimos un momento económico malo, como en otros sitios, pero aún así este año tuvimos un verano que podríamos definir como interesante, con bastante gente.

IMG_9623 2-w

La BacoFesta, un homenaje al mundo del vino

El Ayuntamiento de A Rúa decidió este año organizar la BacoFesta , una feria romano.gastronómica que buscaba poner en valor los vinos de la zona y su gastronomía, homenajeando también los orígenes romanos de la villa. El puente romano A Cigarrosa, testigo del esplendor de antaño, fue el lugar elegido para inaugurar la fiesta que pone en valor los vestigios romanos de A Rúa, donde habitó Lucio Pompeio Reburro, valdeorrés que fue miembro de la guardia pretoriana. Por ahí discurre la Vía Nova, la Vía XVIII del Itinerario de Antonino, que va desde Bracara Augusta (Braga) hasta Asturica Augusta (Astorga). Trece bodegas y 30 stands de artesanía se dieron cita en la I Baco Festa en la que participaron activamente no sólo la gente de A Rúa, sino cientos de personas que vinieron de otras localidades para compartir las tres jornadas festivas. Gastronomía, vinicultura y turismo se dan la mano en este evento que nació con vocación de perdurar en el tiempo y tras el éxito de su primera edición seguro que lo consigue.

IMG_4046.JPG OK-w

Valdeorras, una comarca de singularidad única

La comarca de Valdeorras está compuesta por nueve municipios: A Rúa, O Barco, Rubiá, Petín, O Bolo, Carballeda, Larouco, Vilamartín y A Veiga, y casi todos disponen de explotaciones vitivinícolas que dotan al territorio de una singularidad única. Valdeorras es la comarca más oriental de la provincia de Ourense, lindando ya con León. La riqueza de sus recursos naturales y la fertilidad de sus tierras convierten esta comarca en espacio de acogida de numerosos pueblos a lo largo de su historia. Así, existen abundantes restos de la época megalítica en el Parque Natural de la Serra da Enciña da Lastra, además de trazos rupestres y los petroglifos de Valdegodos, Petín y San Esteban de A Rúa Vella- La llegada de los romanos cambió el valle ya que trasladaron los núcleos poblacionales a zonas llanas y construyeron una de las vías más importantes de la Península Ibérica, la Vía XVIII o Vía Nova. Puentes como el del río Bibei, lápidas como la de A Rúa Vella, los mosaicos de A Cigarrosa, forman parte del legado imperial de Roma; si bien su obra más singular es el túnel de Montefurado, excavado con el objetivo de desviar el curso del río para extraer el oro que arrastraba y que actualmente constituye un lugar de gran atractivo turístico. Posteriormente, ya en el siglo XVII se erige el Santuario de As Ermitas rodeado de antiguos bancales de viñedo, en la actualidad uno de los más importantes lugares de culto de la zona. Y esa historia de la que hablamos se puede sentir en cada una de las calles y plazas de A Rúa.  

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.