“Hemos notado un incremento del 30% en los clientes que vienen de fuera gracias a internet”

Los hermanos Víctor y Albino Barreiro y Marco Antonio Pérez son responsables de dos de los restaurantes más exitosos de la ciudad: Follas Novas y Casa Marco. Éste último ha sido uno de los establecimientos recomendados por la Guía Michelín, pero ambos ocupan los dos primeros puestos, de entre más de 450 locales, en los restaurantes recomendados en Vigo por TripAdvisor. Trato agradable, excelente relación calidad/precio, ambiente acogedor… son algunos de los comentarios que los clientes han dejado en la web, la mayor del mundo en su sector, que permite a los viajeros planificar y llevar a cabo el viaje perfecto, recomendando los mejores establecimiento del destino que hayan seleccionado. Y de la influencia de internet, la calidad de los productos y el auge de los vinos gallegos charlamos con Marco y Víctor

IMG_1047-w¿Cómo surgió el proyecto de Casa Marco, fue tras el éxito de Follas Novas? Marco: Yo era y soy amigo de Víctor y Albino desde hace muchos años, ellos apostaron por mí a la hora de montar este restaurante que pretendía ser un poco la continuación del que ya gestionaban con gran éxito que era el Follas Novas. Lo limitado del espacio les obligaba a dejar a mucha gente fuera cada noche, así que cuando nos decidimos a montar Casa Marco siempre tuvimos claro que debía ser similar al Follas Novas, que por lo menos compartiera en un porcentaje alto los platos de la carta que tanto éxito le dieron y le han dado a Follas Novas en Vigo. Tardaron más de diez años en decidirse Víctor: Es complicado porque necesitas a alguien de mucha confianza para que esté ahí. Cuando empezamos a darle forma a la idea, Marco estaba en Menorca, después volvió a Vigo pero estuvo trabajando en otros establecimientos, y al final retomamos el proyecto y decidimos ponerlo en marcha. Por su nuestra experiencia, tenemos claro que alguien del equipo tiene que estar permanentemente en el restaurante, porque este tipo de negocios requieren de mucho tiempo y dedicación. No es fácil crecer si no tienes a tu lado a las personas que lo hacen posible. ¿Y ahora mismo en qué se diferencian, por ejemplo, las cartas de Casa Marco de la de Follas Novas? Víctor: Digamos que ahora mismo compartimos un 60% de la carta, aunque Casa Marco tiene un carácter propio, con platos que son exclusivos del restaurante y, aunque mantiene ese vínculo con Follas Novas, tiene su personalidad. Hemos querido que Casa Marco estuviera como un escalón por encima de Follas Novas, que es un local más pequeño, más sencillo. Casa Marco ya nació con otra idea. ¿Qué tipo de platos son los que dotan a Casa Marco de esa personalidad de la que hablamos? Marco: Nos dedicamos sobre todo a la cocina de temporada, adaptándonos a lo mejor que encontramos cada momento en el mercado. Por ejemplo, aquí las setas se trabajan muy bien, la caza y la lamprea también. Digamos que hay una carta fija y otra que va cambiando según la estación. Los postres también son muy elaborados, la presentación se cuida mucho. ¿La proximidad a Follas Novas fue algo que tenían claro desde el principio? Víctor: Sí, el motivo es que, como decíamos antes, había mucha gente que venía a Follas Novas y no encontraba sitio y no es lo mismo recomendarles Casa Marco, que está a cinco minutos, que decirles que se vayan al otro extremo de la ciudad. La ubicación nos garantizaba ya un número de clientes fijos. No obstante, cada vez más Casa Marco tiene su propia clientela, son ocho años ya y ese refuerzo, que vino muy bien al principio con los clientes del Follas Novas, hoy ya no es necesario. ¿Cuál es el perfil del cliente de Casa Marco? Depende del día, por la semana tenemos comidas de empresa, dependemos mucho del pequeño empresario, de los profesionales liberales, mientras que los fines de semana viene gente más joven y el domingo se acercan muchas familias… Nosotros trabajamos sin menú del día, aunque siempre hemos intentado ajustar al máximo nuestros márgenes y dar la mejor calidad y los mejores productos a un precio razonable. Acaban de aparecer en la Guía Michelin como establecimiento recomendado, ¿tiene una influencia directa en el número de clientes que vienen aquí? Víctor: Creo que todo ayuda. Hemos hablado en varias ocasiones del fenómeno social que se está dando desde hace años y que es el tema de internet. En nuestro caso, más que Guía Michelin, lo que hemos notado en los dos últimos años es mayor afluencia de clientes por la aplicación de “TripAdvisor”. Eso es un arma de doble filo porque igual te ponen muy bien como de repente un día te critican por algo puntual y adquiere una dimensión que antes no tenía. No obstante, con los pros y contras que puede tener, creemos que es una herramienta muy buena y de hecho te puedo decir que nosotros hemos notado un incremento de gente de fuera del 30% con respecto a otros años por TripAdvisor. Casa Marco está ahora de número uno y Follas Novas de número dos, entre los establecimientos de Vigo recomendados. Pero no te creas que es cómodo estar ahí arriba, estás muy expuesto y te obliga a cumplir con muchas expectativas. ¿Y esa clientela de fuera, sirve para compensar la bajada de clientes locales por la crisis? Ahora mismo en Vigo, durante la semana si no coges para cenas a gente de los hoteles tienes un problema. Nos está pasando absolutamente a todos. Si sólo tienes diez personas por la noche y una plantilla de ocho personas, es un negocio que no va bien. Por eso todos los restaurantes estamos dependiendo mucho de toda la actividad que se desarrolle en la ciudad, del movimiento que haya en los hoteles, ya sea por el naval, la automoción, las ferias… Todo eso nos ayuda mucho, a nosotros en particular y a la hostelería en general. Hablemos de vinos, ¿los clientes de Casa Marco o Follas Novas confían en vuestro criterio también a la hora de elegir un vino? Hay de todo, hay muchos que se dejan aconsejar y algo que funciona muy bien es el Vino Recomendado de la Semana, que tiene una relación calidad/precio muy buena. Para que un vino, en restaurante como los nuestros, tenga buena salida no puede superar los 15 ó 16 euros. Todo lo que suba de ahí, cuesta venderlo. IMG_1018-w En los últimos años ha habido un auge de los vinos gallegos, ¿lo están notando en sus restaurantes? Durante muchos años, hasta que salieron los nuevos vinos hechos con Treixadura mayoritariamente, el Ribeiro se vendía muy poco. Ahora mismo el Ribeiro tiene vinos de gran calidad, se vende muy bien e incluso ya hay un público que prefiere el Ribeiro al Albariño. Por ejemplo, en blancos el vino que más vendemos es Casal de Armán, que es de la D.O. Ribeiro, San Clodio también tiene muy buena salida. Y no es cuestión de precios, sino de gustos, porque no son vinos baratos. En cuanto a los tintos, una D.O. que está dando qué hablar es la de Monterrei, gracias a vinos como Crego e Monaguillo, que se vende muy bien. También gustan los de Ribeira Sacra, así que ya podemos decir que los tintos gallegos se están vendiendo muy bien, algo que no sucedía hace unos años. El Rioja sigue siendo líder en el mundo del tinto, pero los gallegos ya están a la par de los Ribera del Duero, en cuanto a ventas. Si tuviera que elegir un plato de Follas Novas y uno de Casa Marco y unos vinos para acompañarlos, ¿qué elegirían? Si me tomo un pescado, lo acompaño de un Ribeiro, y si me tomo una carne, me quedo sin ninguna duda con un Mencía, lo tengo clarísimo. En Casa Marco, por ejemplo, con la lamprea o con la caza, suelen maridar muy bien los Mencía. ¿Dado el éxito de vuestros dos proyectos, se plantean montar otro restaurante? Este es un mundo complejo, que requiere mucha dedicación, que te da muchas alegrías pero también disgustos. No puedes pensar en hacer más cosas de las que puedas abarcar. Además, hay que pensar también en vivir un poco más allá del trabajo, eso también es importante.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.