Doce de las mejores bodegas de la comunidad gallega cuentan ya con la marca de garantía sinónimo de calidad, confianza y prestigio

Galicia Calidade, la marca de calidad gallega que certifica en la actualidad más de 300 productos y servicios de las mejores empresas de la comunidad, engloba una importante presencia del sector vitivinícola y cuenta ya con un total de doce bodegas certificadas, procedentes de las cinco denominaciones de origen gallegas. Estas empresas, que han pasado una serie de requisitos, auditorías y un escrupuloso plan de selección, ven reconocido su esfuerzo con el apoyo de promociones, campañas publicitarias, así como eventos que les permiten darse a conocer a nivel nacional e internacional.

El objetivo de este sello de garantía es demostrar que las empresas de Galicia crean productos y dan servicios altamente competitivos, con el objetivo de la mejora continua, diferenciándose de la competencia con el valor añadido de contar con la Marca de Garantía otorgada   por la entidad Galicia Calidade, y con el apoyo de la Consellería de Economía e Industria.

 

IMG_0219-w

Tras años de excelente trabajo, hoy en día Galicia Calidade es una gran marca buscada por los consumidores que reconocen en ella valores como confianza, prestigio y calidad. Las doce bodegas que lucen hoy en día este marchamo de calidad son las siguientes:

Adega Eidos.- Fundada en 2000 forma parte de la Denominación de Origen Rías Baixas y se encuentra ubicada en el extermo más septentrional de la subzona Val do Salnés. Sus modernas instalaciones ayudan en el proceso que Adega Eidos sigue en la elaboración del vino, uniendo al arte tradicional a las técnicas más avanzadas para lograr hacer llegar a sus clientes unos maravillosos caldos de una pureza inigualable.

Bodegas Nairoa.- Esta empresa elabora sus vinos de alta expresión, personales, complejos y armónicos desde 1999. Situada en la comarca de Arnoia, la bodega se vuelca en una viticultura tradicional y de bajos rendimientos para garantizar la obtención de unas uvas en las que se manifiesta todo el carácter del “terroir”. Sus vinos, amparados por la Denominación de Origen Ribeiro, son fruto de una vinificación respetuosa con las variedades, al tiempo que imaginativa y novedosa.

-Bodegas Pazo de Villarei.- En el Valle del Salnés, en pleno corazón de la D.O. Rías Baixas, se extienden los viñedos de Pazo de Villarei. Su ubicación y el clima atlántico, templado y húmedo, son muy propicios para la maduración de la variedad Albariño de sus monovarietales. Esta bodega, fundada en 1993, potencia en ellos su color y frescura utilizando para su elaboración la crianza sobre lías finas, un proceso que enriquece los aromas de la uva, asegurando una expresión exclusiva.

-Bodegas Ruchel.- Constituida en 1989 con la idea de producir vinos de calidad, sacaron al mercado por primera vez su vino blanco Ruchel en 1990. Ocho años después se amplió la bodega con el fin de elaborar y comercializar vinos tintos. Situada en el Pazo dos Cabaleiros en Vilamartín de Valdeorras, allí elaboran y embotellan sus propios vinos bajo la D.O. Valdeorras. Ruchel destaca por el cuidado de la uva en la vid, sin agregar elementos perjudiciales; poniendo especial cuidado en la vendimia, esperando siempre el momento justo.

-Adega A Coroa.- Aún siendo una bodega familiar, cuenta con un equipo de vinificación de lo más moderno. A Coroa es un ejemplo de viticultura racional y moderna, aprovechando la personalidad de la variedad Godello y buscando siempre la calidad. La elaboración de sus caldos se centra en un trato minucioso y racional de la uva, utilizando la mejor tecnología y respetando la heterogeneidad de los terrenos. Los viñedos de A Coroa son de Producción Integrada. El control de las labores de campo repercuten en un mayor control del proceso de trazabilidad, desde el campo hasta la bodega.

-Adega Valdés.- La empresa refleja perfectamente la vocación y el trabajo de la familia Valdés, propietaria desde hace más de 30 años de 20 hectáreas de viñedos a orillas del Ulla. En 2001, con la ampliación a esa zona de la D.O. Rías Baixas, fundan la actual bodega que aúna tradición familiar con las más vanguardistas técnicas de elaboración vitivinícola. Sus vinos responden a un trabajo serio, desde la apuesta por la calidad y el buen hacer en la elaboración.

-Adegas Tolloudouro.- Con un viñedo de más de 100 hectáreas es la plantación de albariño más grande de un solo propietario en Rías Baixas, en una sola pieza. La finca se encuentra en Vilachán (Tomiño) y cuenta con un suelo granítico arenoso y muy permeable que permite obtener vinos excelentes, capaces de resaltar al máximo los aromas varietales. En sus caldos también influyen positivamente la situación del viñedo y el clima.

-Gargalo.- Desde su inauguración en 1998, Gargalo elabora sus vinos dentro de la D.O. Monterrei. De las variedades Godello, Treixadura y Dona Branca nace un blanco nuevo y moderno, mientras que sus tintos Mencía, Tempranillo y Bastardo demuestran un equilibrio excepcional. Los vinos y licores Terra do Gargalo muestran una calidad excepcional, la misma que exige el diseñador Roberto Verino en todos sus proyectos.

-Quinta do Buble.- Amparada por la D.O. Monterrei, desde 2002 Quinta do Buble se deica a la elaboración de vinos utilizando como materia prima principalmente las variedades Godello y Mencía, sirviéndose tanto de métodos tradicional, como de las técnicas madres de vinificación más avanzadas. El objetivo es obtener unos caldos con aromas y sabores propios del valle de Monterrei.

-Regina Viarum.- Ubicada en el corazón de la Ribeira Sacra, en Amandi, esta bodega representa la esencia de una tierra única que confiere a la uva cualidades irrepetibles. La orientación de sus viñas y el método de cultivo en bancales, así como su disposición en la ladera del Sil y la luminosidad de su clima, permiten a Regina Viarum la elaboración de un vino único, con unas cualidades sólo adquiridas en estas tierras. La bodega cuenta con una superficie construida de 4.000 metros cuadrados, de los cuales 2.000 están destinados en exclusiva a la producción de vino.

-Adegas Valtea.- Adegas Vilarvín nace a finales de los noventa con el fin de elaborar un vino que se caracterice por ser personal y varietal. Con una producción no superior a los 40.000 litros, Valtea se ha convertido en poco tiempo en una de las referencias de la D.O. Rías Baixas, siendo así reconocido no sólo a nivel nacional, sino también en el ámbito internacional. El cariño con el que se cuidan las vides y el arte de elaboración en la bodega tienen mucho que ver con su éxito.

-Castro Baroña.- Bodega nacida en 1996, su objetivo siempre ha sido realizar el mejor albariño. Actualmente, la empresa está desarrollando una sólida distribución en España y en el extranjero que le permita estar a la altura de los mejores. Avalados por diferentes e importantes premios, sus vinos muestran fielmente el carácter de la zona del Salnés y de la Denominación de Origen Rías Baixas.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.