Carla González Chao, enóloga de Bodegas Valtea

“Un buen espumoso necesita acidez, frescura y complejidad, y la variedad Albariño lo tiene todo”

De sus manos ha salido el primer espumoso de Valtea. Elaborado con la variedad Albariño es el primer y único vino de estas características certificado con el sello de Galicia Calidade. El proceso que se inició hace dos años, y que culminó en diciembre pasado con su salida al mercado, tiene una protagonista: Carla González Chao. La enóloga y copropietaria de la bodega ha hecho gala una vez más de su determinación y de una especial sensibilidad a la hora de trabajar, sorprendiendo a los amantes del vino con un producto exquisito, diferente y con gran personalidad.

IMG_7468-ok-w¿En qué consiste su trabajo en la bodega?

Mi trabajo empieza en el momento en el que se inician las plantaciones de la viña, haciendo después todo el seguimiento del proceso productivo, desde que nace la primera planta, crece, salen los racimos, hasta la elaboración. Me encargo básicamente de la parte técnica de la bodega, aunque también participo en la administración.

¿En gran parte de las bodegas gallegas las enólogas son mujeres, siempre ha sido así o es que en los últimos años ha habido una “revolución femenina” ?

No sé si es porque estamos hablando de industria alimentaria, pero en el mundo del vino siempre ha habido un espacio enorme para las mujeres. Creo que quizás somos un pelín más meticulosas que los hombres, pero no creo que en esta profesión influya el hecho de ser hombre o mujer. Llevo trabajando en este sector más de veinte años y siempre hemos estado ahí.

¿Por qué se decidió por la enología, su familia ya tenía alguna vinculación con este mundo?

Sí, tanto mis abuelos maternos como los paternos. Los maternos son de la zona del Ribeiro, y los paternos de la Ribera del Duero portuguesa. Siempre tuve claro que quería hacer algo vinculado con el campo y, a ser posible, que tuviera relación con el mundo del vino, con la enología. Mi idea era vivir de la tierra, trabajar en un entorno rural.

¿De quién fue la idea de hacer un espumoso de Albariño en Valtea?

La idea fue de Lázaro y fue tan insistente que no me quedó más remedio que ponerme al día con este tema dado que yo no tenía experiencia previa en elaboración de espumosos. Después de estar estudiando bastante y de compartir experiencias con otros compañeros, decidimos poner en marcha el proyecto. Empezamos con una cantidad muy pequeña, 5.000 litros, y ahora ya hemos quintuplicado esa cantidad. Nuestra idea desde el principio no era tanto hacer un volumen de espumoso porque sí, si no hacer uno de guarda, de reserva. Un vino que aguante y que tenga como mínimo 24 meses. El objetivo es dejarlo incluso cuatro o cinco años. Ahora mismo estamos en más de 30.000 botellas.

¿Cuándo salió al mercado su espumoso?

En diciembre de 2014. En Rías Baixas la experiencia con espumosos era muy pequeña y hemos esperado un poco para ver cómo respiraba el mercado. Estamos muy orgullosos de los que hemos hecho, sobre todo ahora que ya está en el mercado y que ha tenido una gran acogida.

Dicen los expertos que dentro del mundo del vino, los espumosos son los que tienen mayores perspectivas de crecimiento, ¿están de acuerdo?

Lázaro Moreno: Desde el aspecto comercial, que es la parte que más me toca a mí, tengo una experiencia directa sobre este tema. Sacamos la primera partida en diciembre de 2014 y quedamos sorprendidos con el volumen que vendimos en ese momento. Pero lo que nos está sorprendiendo más, y ya con la perspectiva de varios meses, es que el consumo no se ha estancando, no es estacional como en principio se podía pensar. Es cierto que el pico más fuerte de consumo es evidentemente en Navidad, pero hay un volumen de consumo continuado después de esas fechas. Mucha gente está empezando a consumir espumoso gallego incluso en bodas, comuniones, bautizos. Recientemente me ha pasado algo muy curioso con este tema, acabo de venir de San Sebastián de una presentación de productos Gourmet, y me sorprendió que había tres o cuatro productores de champagne francés que sabían lo que estábamos haciendo en Galicia, conocían el potencial de la uva Albariño como variedad para elaborar espumosos, por su alta estructura, por su potencial aromático y por su alta acidez. Lo sabían, estaban al tanto y están pendientes de nosotros porque saben que tenemos una variedad con la que se pueden hacer espumosos de altísima calidad.

¿Qué aporta la variedad Albariño a este tipo de vinos?

La clave está precisamente en la variedad, que lo tiene todo: alta acidez, buen grado y, además, es una uva espectacular desde el punto de vista aromático, no necesitas más. Por ejemplo, un cava necesita tres variedades de uva para hacer un espumoso medianamente bueno, porque cada variedad es distinta y necesita una que tenga alto grado, otra que tenga alta acidez, otra que tenga estructura, fíjate que estamos hablando de tres variedades diferentes para hacer un vino un poco complejo. Esto no pasa con el Albariño, que lo tiene todo. Es una uva muy agradecida y para este tipo de vinos de los que estamos hablando, que necesitas frescura y a la vez complejidad, todo eso lo encuentras en el Albariño.

IMG_7457-a-w

¿Y esta variedad permite hacer diferentes espumosos?

Sí, el secreto está en el tratamiento, en la crianza que le des a las lías, en los ciclos, en la temperatura de fermentación…

¿Dónde están vendiendo su espumoso?

En tiendas gourmet y vinotecas de toda España, así como en restauración, en El Corte Inglés, Claudio, etc.

¿Han detectado alguna diferencia entre los clientes de sus vinos y los de sus espumosos?

Lázaro: Nosotros tenemos perfectamente definida la producción de nuestros vinos. Hacemos un Albariño clásico, el de siempre, que parte de unas cepas muy viejas. No buscamos un vino fresquito, que baje bien, buscamos vinos complejos. Después tenemos el Finca Garabato, que se produce con cepas muy viejas, después de un año entero de crianza con sus lías, y luego tenemos un vino exclusivamente de Lías, que es una aportación única de esta bodega al panorama vitícola de toda España, del que producimos muy poquitas botellas.

Carla: También hemos empezado a exportarlo. Fuera de España se vende muy bien en Suiza, mientras que aquí nos lo demandan clientes de la Cornisa Cantábrica, Cataluña y Baleares. Y en La Rioja nos han dicho que se chatea con espumosos Valtea.

ESPUMOSO VALTEA BRUT NATURE-wEl espumoso Valtea salió al mercado en diciembre de 2014, ¿cuánto duró el trabajo previo?

Dos años. Nuestra referencia en este tiempo fue ver cómo elaboraban nuestros hermanos portugueses, con quienes colaboramos codo con codo, porque ellos sí que tienen tradición en la elaboración de lo que ellos llaman espumantes. En Galicia había muy poca experiencia y por proximidad y por su tradición era lo más natural.

¿Qué es lo próximo?

Salir de ésta (risas), y ver cómo evolucionan estos espumosos de aquí a cuatro o cinco años. También me gustaría indagar un poco más en los vinos sobre lías, en las crianzas.

¿Se siente realizada, este trabajo es realmente lo que esperaba?

Sí, sin duda. Es incluso más de lo que esperaba. Para mí es muy reconfortante ver crecer la vida en las viñas, es un proceso inquietante. Después, cuando llega la vendimia es una constante toma de decisiones. Y también tiene su parte glamurosa, es una profesión que tienen muchas facetas y es apasionante. ¡Es mi vida, qué te voy a decir!.

 

Valtea Brut Nature.- Vino envejecido en sus propias lías entre 12 y 13 grados en el proceso de cribado hasta su separación manual de las lías, convirtiéndolo en un vino único. El Espumoso Valtea es el primer y único vino gallego de estas características certificado con el sello de Galicia Calidade. Es complejo y expresivo. Recuerda a tostadas y brioche, de su tiempo envejeciendo en lías. Del mismo modo recuerda a fruta fresca y a flores blancas perfumadas. Sensación cremosa en boca que se equilibra con la acidez.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.