Hasta Ciudad Real se acercaron por primera vez importadores del Sudeste Asiático y de países emergentes de Europa del Este, así como de Kenia y Sudáfrica

La Feria Nacional del Vino, organizada por la Diputación de Ciudad Real, cerró sus puertas con un sobresaliente balance que permitió al presidente de Fenavin, Nemesio de Lara, anunciar con satisfacción que este importante evento vitivinícola incrementó “con creces” las positivas cifras que arrojó la edición anterior. A pesar de que en esta ocasión era más complicado y complejo en un tiempo de crisis, de Lara avanzó “un cálculo prudente y mesurado” de 278.000 contactos comerciales y 97.522 visitas, de las que 68.246 son profesionales, lo que, en su opinión, deja patente que la feria “es rentable y útil para el sector y para los ciudadanos”.

Tras comentar que Fenavin es una marca poderosa de naturaleza pública que no debería caer en manos de terceros que pretendieran especular, De Lara comentó que expusieron sus productos 1.361 bodegas, un 12 por ciento más que la edición anterior, a un total de 816 compradores de internacionales con los que ha trabajado el Centro de Negocios procedentes de 65 países, a 2.793 que han llegado por cuenta propia y a más de 15.000 compradores y distribuidores nacionales. Añadió, en este sentido, que han venido a Ciudad Real por primera vez importadores de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Singapur, Filipinas, Vietnam, Indonesia y Corea del Sur), también de países emergentes de Europa del Este como Bielorrusia y Kazajstán, e importadores del continente africano, concretamente de Kenia y Sudáfrica.

Por otro lado, el programa “Contacte Con…” generó 5.236 reuniones comerciales y en la Galería del Vino se expusieron en perfecto estado 1.492 vinos, se abrieron 11.280 botellas y registró una afluencia de 14.18 visitantes. De Lara se disculpó con los visitantes no profesionales que no pudieron entrar, aunque recordó que la feria tiene un marcado carácter profesional y que es precisamente eso lo que le da vigor.

Se refirió también a la novedad de la octava edición, Fenavin Original Wine & Food, un nuevo espacio por el que pasaron 2.652 visitantes donde se potenciaron y promocionaron 89 productos agroalimentarios de la provincia de Ciudad Real, en maridaje con otros tantos vinos.

Por otra parte, se celebraron 96 actividades con 234 ponentes, estuvieron presentes, “trabajando y cobrando” 355 personas y todos los comentarios que se recogieron, atendiendo a sus manifestaciones, fueron elogiosos para la feria. Destacó, en este sentido, que las bodegas han cerrado contratos, además de que acreditadas personalidades como José Luis Bonet, presidente de Freixenet y de la Cámara de Comercio de España, han alabado FENAVIN. Al igual que el director del IPEX, Ángel Prieto, Víctor de la Serna o el periodista estadounidense John J. Mahoney, de New Jersey Wine Radio, entre otros muchos visitantes destacados.

El presidente de Fenavin aseguró que son datos objetivos que evidencian que la feria ha sorprendido notable y absolutamente, “y que acreditan muchas cosas de este evento vitivinícola que no sería posible sin su director, Manuel Juliá, y sin el apoyo político de la Corporación provincial y, en especial, del Equipo de Gobierno”.

Ha añadido De Lara que la feria demuestra que “lo público es útil”, aunque ha ido más allá y ha sentenciado que Fernavin necesita, de cara al futuro, alianza de instituciones, porque interesa al sector ya que un porcentaje muy relevante de bodegas son de la provincia y de la región. “Aquí no se viene para quedar bien con el político, ni con el partido que gobierna esta institución, sino porque Fenavin es útil y rentable”.

IMG_8259-w

Promover el consumo interno del vino

Ha agradecido a patrocinadores, compradores, expositores y medios de comunicación su participación en una feria que, según subrayó, cuesta 3,3 millones de euros, “de los que dos se destinan a acondicionar 22.000 metros cuadrados de carpas como si fueran pabellones construidos, pero que puede ser perfectamente rentable”.

En otro orden de cosas, se mostró partidario de reflexionar sobre cuestiones que atañen al sector, porque entiende que se encuentra en una coyuntura muy compleja en el mundo del vino actualmente. “La realidad es que en España se produce mucha cantidad, también destaca en materia exportadora, pero mientras el litro español se paga a 1″16 euros, el francés se abona a 5″37”.

También apostó De Lara por promocionar y promover el consumo interno de vino con campañas intensivas y sostenidas. Y por luchar y trabajar la calidad de vino envasado intentando penetrar en terceros países.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.