Manuel Costas, enólogo de Viña Somoza

“El objetivo de Viña Somoza siempre ha sido el mismo, llevar al Godello a su máxima expresión”

Viña Somoza desarrolla su actividad en A Rúa de Valdeorras, en la parte más oriental de la provincia de Ourense. Los viñedos en esta zona crecen en suelos de ladera, con graníticas y regados por el río Sil, con oscilación térmica húmeda y con temperaturas que oscilan entre los 8ºC y los 25ºC. El mes de septiembre es en esta comarca soleado y caluroso, con noches frescas, condición idónea para la maduración. En Viña Somoza todo está supervisado y dirigido por los enólogos Fernando González y Manuel Costas, y fue precisamente éste último quien nos contó un poco más sobre la historia de la bodega

¿Cómo llegó Fernando González, propietario de Viña Somoza, al mundo del vino?

Aunque vive en Madrid, Fernando es de Valdeorras y sus padres eran de la Rúa Vieja. Empezaron con una bodega en su casa y lo que empezó su padre, lo continuó Fernando. Originalmente la bodega era Hermanos González y después se transformó en Viña Somoza.

¿Es decir, que continuó con la tradición familiar?

Sí, es algo que vivió de siempre en su casa, le gustaba y decidió continuar porque la verdad es que Fernando siente pasión por el mundo del vino, aunque su profesión lo llevo por otros derroteros ya que se hizo piloto comercial.

Desde que inauguraron la bodega tal y como está hoy, hace quince años, ¿cuáles son los objetivos que se han marcado?

Tenemos los mismos objetivos del principio, llevar al Godello a su máxima expresión. Queremos que esta región y esta zona, que es única, obtengan el reconocimiento que se merecen, al igual que la uva Godello. Para mí es una de las mejores uvas blancas del mundo.

¿Quieren seguir la estela del Albariño?

Considero que cada producto debe posicionarse en su lugar. No son comparables, quizás lo que nos falte a nosotros es esa promoción que tuvo en su momento el Albariño para dar a conocer el Godello en todo el mundo y que la gente la aprecie por cómo es.

 

IMG_4525-w

Hábleme de la bodega

En Viña Somoza disponemos de 15 hectáreas de viña de una edad de entre 30 y 60 años, repartidas en varias fincas, entre las cuales se encuentran Redondo, Pedrazais y Veguiña. La vendimia la hacemos de forma manual en cajas de 20 kilos. Trabajamos con los más importantes equipos técnicos de última generación, tanto de clasificación de uva, en mesas de selección, como de vinificación, en prensas neumáticas de prensado suave, depósitos de acero inoxidable con decantadores y tintos de roble francés… También embotellamos y etiquetamos aquí mismo, en la bodega.

Me decía que sus viñas tienen entre 30 y 60 años, ¿han ido eligiendo este tipo de cepas?

En principio tienes las parcelas que te tocan por herencia, pero después sí que vas eligiendo, tanto las parcelas como los terrenos, y vas buscando una calidad determinada de suelo, de uva, de edad… Todo lo que tenemos es godello 100%.

Su volumen de exportación es notable, ¿venden más fuera que en España?

Actualmente tenemos bastante equiparados los pedidos nacionales con la exportación, aunque sí es cierto que antes vendíamos más fuera de España, pero ahora mismo hay una demanda importante de nuestros vinos en Madrid, Barcelona, Bilbao e Ibiza. Estamos situados en los estantes de los comercios más acreditados y en las cartas de los mejores restaurantes del país. También es cierto que nuestro vino se vende muy bien en países como Estados Unidos, Inglaterra., Canadá, Puerto Rico y Alemania.

¿Y qué es lo que les gusta de Viña Somoza?

Creo que es su personalidad, es un vino muy personal. Entiendo que es un vino que gusta porque refleja la finura que hemos encontrado en la elaboración, y ese volumen de boca que tiene el Godello es fantástico.

¿Cuántos vinos comercializan?

Dos, el Neno de Viña Somoza, críado sobre lías en acero inoxidable, y el Viña Somoza Selección fermentado en barrica de 6.000 litros, de roble francés. Y lo que buscamos con estas barricas grandes, porque ya hemos hecho también la experiencia en pequeñas, es el aporte de madera, es más progresivo y más sutil, que en una barrica pequeña, que es más de golpe. Hacemos una cata semanal y vemos como el aporte es paulatino y conseguimos que la madera no llegue a comerse al vino, que sea al revés.

Sus vinos forman parte de la carta del restaurante DiverXo, de David Muñoz, ¿cómo lo han conseguido?

Creo que parte del éxito que estamos teniendo se debe al factor sorpresa que consigue nuestro Godello cuando la gente lo cata, además de la labor del distribuidor, evidentemente. En Viña Somoza hemos aprendido mucho y el vino que tenemos ahora es fruto de muchos años de trabajo, de muchas pruebas hasta encontrar el caldo que mejor nos definiera. Además, Fernando tiene muchos contactos fuera debido a su profesión de piloto.

¿Cómo definiría sus vinos?

El Godello tiene una nariz muy fina, muy agradable, no es una fruta exagerada, pero después en la boca es redondo, equilibrado. Y con el paso del tiempo, evoluciona muy bien en botella.

 IMG_5169-w

En estos años han recibido importantes premios, ¿de cuáles se sienten más orgullosos?

Tanto la Guía Parker como la Guía de Vinos de Luis Paadín han puntuado siempre muy bien nuestros vinos. Asimismo, hemos recibido importantes galardones en el Concurso Mundial de Bruselas, durante varios años, y en los Bacchus. No nos podemos quejar.

¿Cómo ha sido este la vendimia en la zona?

Para nosotros ha sido una vendimia de lujo, porque coincidió que aquí no llovió tanto como en Rías Baixas y, como estamos muy encima de la uva, supimos esperar al momento de las primeras lluvias a principios de septiembre. Después tuvimos una semana de calor que nos estructuró la uva perfecta, la hidrató y le dejó la acidez justa. Este año es muy prometedor.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.