“La vid, el vino y el CSIC” potencia el reconocimiento de la labor de investigación de la misión biológica de galicia sobre el sector vitivinícola  en una exposición pionera que se celebra en el jardín botánico de Madrid.

Carmen Martínez, directora del Grupo de Viticultura de la Misión Biológica de Galicia, José Luis Santiago, integrante del mismo, y Alfonso Carrascosa, del Museo Nacional de Ciencias Naturales, forman el Comisariado de la muestra, que recoge los proyectos de investigación vitivinícolas nacionales más destacados en los 2 últimos siglos.

Los proyectos de investigación desarrollados sobre el sector vinícola por el grupo de Viticultura de la Misión Biológica de Galicia (MBG) ocupan un lugar destacado en la exposición “La vid, el vino y el CSIC”, cuya comisaria es la Dra. Carmen Martínez.

 

Hasta el 31 de diciembre en el Real Jardín Botánico de Madrid se podrá realizar un recorrido por dos siglos de investigación en torno a la vid y el vino en una exposición pionera que incluye más de 100 paneles informativos con fotografías y las investigaciones de los 29 centros de investigación del CSIC participantes.

 

El Grupo de Viticultura que dirige la Dra. Carmen Martínez ha llevado a cabo destacados estudios agronómicos de una misma variedad plantada en diferentes zonas para que las bodegas puedan elaborar vinos con las típicas características varietales pero con matices que los hacen únicos y diferentes en función del lugar en el que se cultivan.

 

En los paneles de la exposición también se puede comprobar el efecto de los distintos manejos de cultivo en la vid y en la calidad de las uvas, ya que la Misión Biológica de Galicia ha demostrado que una variedad plantada en un mismo tipo de terreno y bajo idénticas condiciones climáticas puede dar producciones muy diferentes en cuanto a calidad y cantidad dependiendo de las técnicas y manejos de cultivo: tipo de conducción de poda, número de yemas dejadas en poda, aclareo de racimos, deshojado y desnietado.

 

Otro de los estudios destacados de la Misión Biológica de Galicia es el de las tres enfermedades fúngicas de mayor incidencia en la viticultura mundial: Mildiu, Oidio y Botrytis, que afectan a las hojas y racimos de la vid. Con toda la información recabada por el CSIC, actualmente se está desarrollando un modelo de predicción para alertar al viticultor de los riesgos, en colaboración con Monet y diferentes bodegas.

 

La aplicación del cultivo in vitro en la vid, que el CSIC utilizó de forma pionera en la variedad Albariño desarrollando una metodología para la regeneración in vitro, es uno de los estudios en los que se pone el foco de atención en la muestra, que también resalta la identificación de cinco antiguas variedades de vid en retablos barrocos de distintas áreas vitícolas de Galicia y Asturias, demostrando la antigüedad de su cultivo en estas zonas.

 

Uno de los paneles informativos de la exposición incluye el estudio sobre el aprovechamiento del bagazo del vino para elaborar aceite de semillas de uva de las variedades Albariño, Caíño Blanco, Loureiro y Mencía, que la MBG ha demostrado que contienen compuestos bioactivos beneficiosos para la salud.

 

“La vid, el vino y el CSIC” se aproxima a la investigación científica del sector vitivinícola desde una perspectiva multidisciplinar, demostrando su trascendencia a nivel económico, social, cultural y gastronómico en España.

 

El CSIC, que genera el 20% de la producción científica nacional, es la institución con mayor porcentaje de transferencia de resultados al tejido productivo, tal y como se puede corroborar en esta exposición, que cuenta con la colaboración de 9 bodegas: Terras Gauda, Vega Sicilia, Marqués de Riscal, Grupo Estévez, Freixenet, Abadía da Cova, Borsao, Alto Moncayo y Lustau y el apoyo de otras entidades como la Plataforma Tecnológica del Vino de España (PTV).

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.