Licores tradicionales: placer sensorial y bienestar

El empleo de remedios naturales y, más concretamente de plantas medicinales con fines terapéuticos, es una práctica ancestral mundialmente extendida que, en los últimos años ha visto incrementada su aplicación. Hojas, tallos, bayas, semillas, frutos y hasta raíces de distintas plantas recolectadas en los momentos óptimos y secadas en las condiciones adecuadas, encierran aceites esenciales y principios activos con apreciadas propiedades sensoriales y medicinales. Se ha constatado que, entre muchas otras, las plantas medicinales poseen propiedades digestivas, laxantes, antifúngicas, antiinflamatorias y antisépticas. La creciente búsqueda de productos sanos y naturales lleva a investigar posibles aplicaciones de las plantas como sustitutivos de agentes químicos en distintos ámbitos de la vida cotidiana obteniendo resultados que constatan la eficacia de su aplicación o consumo sin modificar e invadir el medio natural con ningún agente extraño.

Conocedores desde antaño de las cualidades sensoriales y terapéuticas de las plantas medicinales, en Galicia se elaboran de modo tradicional Aguardientes y licores de hierbas. Estas bebidas dulces y de moderada graduación alcohólica se obtienen por destilación y/o maceración de un conjunto de plantas y especias en aguardiente de Orujo. La selección de unas materias primas de calidad y un riguroso proceso de elaboración dotan de fama mundialmente reconocida a los Licores y Aguardientes de hierbas de Galicia. Desde el punto de vista sensorial dichas bebidas reflejan los atributos correspondientes a los compuestos extraídos por el alcohol de los aceites esenciales y, desde el punto de vista terapéutico, encierran las propiedades medicinales de los correspondientes principios activos. Combinar en su elaboración distintas familias de plantas y especias en una determinada proporción, seleccionando aquellas que destaquen por sus cualidades sensoriales o sus potencialidades terapéuticas dará como resultado una bebida de alta calidad apreciada por el consumidor y que además pueda tener su papel saludable. Pese a que la investigación ha permitido constatar que los licores poseen un gran número de propiedades medicinales, tantas como las que contienen las plantas empleadas en su elaboración, la sabiduría popular les otorga un papel importante como digestivo y de ahí que su consumo sea fundamentalmente al final de la comida. Estas características justifican que licores y aguardientes de hierbas han de formar parte esencial de nuestros menús navideños. Reunión, celebración y fiesta podrían definir estas fechas, que siempre se llevan a cabo en torno a una mesa. El gran número de plantas aromáticas y medicinales así como de especias que se pueden emplear en la elaboración de aguardientes y licores permite disponer en el mercado de una importante oferta. Sin embargo, frente a estos productos tradicionales y elaborados a partir de materias primas de calidad, existen en el mercado otros productos de dudosa procedencia, en muchos casos sin etiqueta, que enmascaran sus cualidades con aromas de síntesis y colorantes que simulando un licor de hierbas no gozan de las propiedades de estos últimos. El consumo de estas bebidas no van a proporcionar los beneficios de un digestivo y sí el consumo de alcohol que por otro lado, tampoco se tiene del todo claro su origen.

Sólo aquellas bebidas, debidamente etiquetadas, que se hayan elaborado siguiendo métodos tradicionales, garantizarán la presencia de los principios activos y aceites esenciales extraídos de las plantas frente a los que, también bajo el nombre de licores de hierbas suponen un engaño para el consumidor. Celebremos y brindemos juntos por el nuevo año tras una buena comida y una mejor digestión!!!

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.