Jose y Sandra Palmeiro decidieron hace ya más de diez años abrir un local en el que poder disfrutar y compartir con la gente los mejores productos tradicionales de Galicia. Lo que empezó siendo una tienda de vinos es hoy en día un referente para los amantes de los productos artesanos, de los sabores de siempre y de las mezclas más sugerentes. En “O Lagar”, en Burela, pueden degustar desde  un exquisito Mencía de Ribeira Sacra o un Ribeiro espectacular hasta un membrillo de algas o unos pimientos cherry rellenos de foie. Lo único que tienen que hacer es entrar.

¿Cómo surgió la idea de montar un establecimiento de este tipo?              

Tuvimos la suerte de criarnos en continuo contacto con nuestros abuelos maternos, que  vivían en un pueblo muy pequeño de Ourense y tenían animales, cosechaban de todo en sus tierras y hacían su propio vino cada año. Todos esos sabores tan naturales, la fruta directa del árbol, la leche de la vaca que ordeñaban a diario, todo eso nos marcó. Cuando decidimos que queríamos abrir nuestro propio negocio, pensamos automáticamente en todo aquello y decidimos que íbamos a intentar recuperar sabores, aromas, gustillos que a día de hoy son difíciles de encontrar y ofrecérselos a más personas.

_MG_0269

¿Teníais alguna relación anterior con el mundo del vino?

Nuestros estudios no fueron orientados en absoluto al mundo del vino, pero en casa siempre estuvimos en contacto con los trabajos en los viñedos de mis abuelos. Además, cuando llegaba el momento de la vendimia participábamos siempre en ella, recogiendo racimos, en la “estrujada” de la uva que en aquellos momentos era muy divertido pues las pisábamos nosotros mismos.

¿Qué tipo de clientes son los que acuden a O Lagar? 

Nuestros clientes están en la treintena y de ahí en adelante. Ahora mismo tanto hombres como mujeres se interesan por este tipo de tiendas, es algo que vemos claramente en nuestro establecimiento.

Además de vinos, ¿qué otro tipo de productos podemos encontrar en vuestra tienda? 

No nos gusta llamarlos delicatessen, ni gourmet, preferimos llamarlos productos artesanos, naturales o tradicionales. Nuestros productos son la mayor parte de las veces de consumo habitual, salvo que en este caso son siempre de la máxima calidad… Chocolates artesanos, galletas ecológicas, espárragos de Navarra, piquillos de Lodosa, mermeladas y conservas tradicionales, jamones de curación natural de Trevelez y Teruel, quesos ecológicos, embutidos Porco Celta, y alguna que otra curiosidad como membrillo con algas, pimientos cherry rellenos de foie, mousse de torta del Casar…

¿Cuántas referencias de vinos tienen, y cuántas son gallegas?

No tenemos gran cantidad de vinos, trabajamos en torno a las 100 referencias y más de la mitad son de vinos gallegos. Con el tiempo hemos aprendido  que es mejor apostar por  la calidad que la cantidad

Dentro de las cinco denominaciones de origen gallegas, ¿cuáles son los vinos más solicitados por sus clientes?

Los Mencías de Ribeira Sacra y los Albariños, sin duda.

¿La gente de Burela se deja aconsejar, le gusta probar cosas nuevas?

Por lo general  le encanta que le aconsejes, es más, ellos mismos te preguntan y son muy agradecidos porque luego te cuentan lo bueno que estaba el vino y que les había encantado a todos e incluso que les preguntan donde lo habían comprado … y a nosotros nos encanta. Para los más curiosos organizamos catas en la propia tienda y en colaboración con las bodegas, de esta forma descubren cosas nuevas que igual de otra forma no habrían probado. Justo este  4 de diciembre hemos organizado con Eladio Piñeiro la cata de Frore de Carme, Envidiacochina y La Coartada,  y las Conservas Tradicionales de Bonito de Burela, nos preparará tres tapas para acompañar los vinos y así los asistentes podrán también disfrutar de la calidad de estas conservas.  Este tipo de actividades nos ayudan mucho para la venta porque, además de lo que tu les digas, los clientes lo comprueban por sí mismos.

Llevan ya una década abiertos al público, ¿cuál es el balance de este tiempo?

Siempre positivo, abrimos en Burela, donde nadie nos conocía y a día de hoy nuestra tienda  forma parte del pueblo, así que estamos encantados. Hemos trabajado mucho y con mucha ilusión y esperamos seguir así por muchos años.

¿De dónde viene el nombre de la tienda?

O Lagar era donde mejor nos lo pasábamos tanto mi hermano como yo cuando tocaba vendimiar

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.