Poca uva pero de buena calidad, así ha sido la Vendimia 2016

Tardía e irregular, la vendimia de este año no ha sido fácil para nadie, aunque los bodegueros aseguran que la calidad de la uva está garantizada. Las estimaciones hechas por las denominaciones de origen apuntan a una cosecha total próxima a los 53 millones de quilos de uva, lo que supondrá un descenso respecto a la de 2015.

Tras un 2015 calificado de espectacular por todos los bodegueros gallegos, este año la cosecha ha sido dura, muy complicada por momentos, y, en general, difícil para todos. El descenso de kilos no afecta, por lo que dicen los propios protagonistas, a la calidad de la uva. En realidad, la vendimia de este año arroja unos valores bastante similares a los del conjunto del último decenio.

img_1550

Monterrei supera los tres millones de kilos de uvas

También con un retraso de más de una semana con respecto a otros años, , debido principalmente a las lluvias registradas en la primavera y a las altas temperaturas del verano, se inició la vendimia en la Denominación de Origen Monterrei. Las previsiones de los técnicos del Consello Regulador, un total de once, es recoger en la comarca por encima de los tres millones de kilos de uva.

Las primeras bodegas amparadas bajo el paraguas de la Denominación en iniciar las tareas de recogida de uva fueron este año Crego e Monaguillo, bodega ubicada en Salgueira de Monterrei, y Castro de Lobarzán, emplazada en la localidad de Vilaza.

La Denominación de Origen Monterrei la conforman 25 bodegas del valle de Monterrei, que abarca los municipios de Verín, Monterrei, Vilardevós, Ríos, Oimbra y Castrelo do Val. Los viñedos de esta D.O. ocupan un total de 531 hectáreas de territorio en las que trabajan 445 viticultores.

Optimismo en Rías Baixas por la calidad de la uva

img_8730La Denominación de Origen Rías Baixas afrontó la vendimia 2016 con gran optimismo ante el excelente estado fitosanitario que presentaba la uva, lo que, según la D.O., “pone en relieve la buena evolución del ciclo vegetativo hasta el momento de su recogida”. De hecho, el Órgano de Control y Certificación se congratuló por la gran calidad de la uva que empezó entrando en las bodegas amparadas por el Consejo Regulador y espera que esa sea la seña de identidad de esta campaña 2016.

A finales de septiembre se habían recogido alrededor de 8 millones de kilos de uva en las cinco subzonas, estando en plena actividad 140 de las 183 bodegas inscritas.

En este sentido, destacar que la cosecha de la pasada campaña en la Denominación de Origen Rías Baixas, calificada como “muy buena”, rozó los 32 millones de kilos de uva vendimiados. El documento de estimación de la cosecha 2016, elaborada por el departamento técnico del Consello Regulador con la colaboración de los técnicos de las bodegas, prevé para la presente campaña una merma de entre el 10 y el 20% con relación al pasado año.

Al respecto de la presente campaña, el director técnico, Agustín Lago, explicó que “las lluvias de mediados de septiembre fueron beneficiosas para el viñedo” y que, a tenor de las previsiones que apuntan a una meteorología favorable, las expectativas son muy halagüeñas, dado que permitirán que la vendimia en esta Denominación de Origen se realice de manera escalonada, ordenada y selectiva. Añadió Lago que “las primeras partidas de uva se destinaron a la elaboración de los vinos espumosos, Lugo se incorporaron a la recogida las variedades blancas, y por último, se vendimiaron los uvas tintas”. Además, recuerda que una de las singularidades de la vendimia en Rías Baixas es la ausencia de mecanización: “Para el mayor cuidado en la conservación de las uvas, y buscando la máxima calidad, la recogido del fruto se hace íntegramente a mano habiéndose de procesar en un plazo inferior a 24 horas. Asimismo, recuerda que el Reglamento obliga a que su transporte se realice en cajas normalizadas con una capacidad de 20 kilos.

El Consejo Regulador cuenta para esta campaña con el apoyo de 26 auditores que se responsabilizan del seguimiento de la vendimia en las bodegas, los viñedos y los transportes, “asegurándose que se cumplen las normas recogidas en el pliego de condiciones”, explica el director técnico para quien “el sector está cada vez más profesionalizado y comprometido con la excelencia, lo que facilita el trabajo de los auditores y redunda en la calidad de los vinos”.

La vendimia en la D.O. Rías Baixas dio comienzo en las fechas previstas, pese a que se produjeron algunos cambios en el ciclo de la vid durante el año, propiciadas por las condiciones meteorológicas. Así, las bajas temperaturas y los temporales registrados a partir de marzo provocaron una brotación irregular: “Podemos hablar de una brotación temprana que experimentó una ralentización como consecuencia de las bajas temperaturas del mes de mayo. Consecuentemente, la purga se retrasó alargándose más de lo normal”.

El informe de Estimación de Vendimia 2016, también explica que “las mermas producidas en los viñedos de esta denominación de origen en la campaña 2016 se atribuyen básicamente al corrimiento de flor, así como a problemas en la purga, a los daños producidos por el mildiu y, en menor medida” por el oídio, granizo y heladas”.

Normas de vendimia

Como todos los años, y tal como se contempla en el Sistema de Gestión de Rías Baixas, el pasado mes de julio el Pleno de Consello Regulador de la Denominación de Origen Rías Baixas aprobó las Normas de Vendimia para bodegas, viticultores y veedores que rigen durante la presente campaña. El objetivo de estas normas es velar por la calidad y garantía de origen de las uvas. La normativa hace hincapié tanto a productores como elaboradores en la obligación de disponer de un sistema de trazabilidad y autocontrol que permita acreditar las variedades amparadas, la procedencia de las mismas y los rendimientos de producción, así como los rendimientos de extracción de mosto y el análisis de los parámetros químicos que se recogen en el Pliego de Condiciones.

Cada operador primario inscrito dispone, para su identificación, de una tarjeta personal e intransferible y, por primera vez, los viticultores asociados pueden acceder desde cualquier dispositivo (PC, Tablet, Smartphone) a un espacio web www.gdoriasbaixas.com donde disponen de información como su listado de parcelas, datos de entregas de uvas y normativa en vigor.

vendima-ribeiro2

Ribeiro espera alcanzar los 13 millones de kilos de uva

La Denominación de Origen Ribeiro inició la vendimia de este año con entregas puntuales en la zona del Valle del Miño y Arnoia. A partir del día 19 de septiembre la recolección se hizo más generalizada entre las bodegas de toda la D.O., la más antigua de Galicia. Desde el Consello Regulador estiman que en total se recogerían 13 millones de kilos de uvas, lo que equivaldría a unos 9,1 millones de litros de vino.

Desde el punto de vista «cuantitativo», Nuria Álvarez, técnico del Consello Regulador, apuntó que en el cómputo general esperamos recoger un total de 13 millones de kilos, lo que representa un 10% menos que en 2015, si bien, destacó que en algunas zonas las pérdidas de uva fueron «porcentualmente superiores». En la vendimia de 2015 las bodegas amparadas en la Denominación de Origen Ribeiro recolectaron 14,1 millones de kilos. La reducción de la cosecha de este año se debe a las inclemencias derivadas de las abundantes precipitaciones registradas en la primavera, que provocaron la aparición de mildiu y ocasionaron una disminución sobre la producción inicial.

En este sentido, Felicísimo Pereira, presidente de la D.O., apuntó que «hay que tener en cuenta que la cantidad de racimos con respecto a 2015 fue mayor en un principio, por lo que las pérdidas se van a contrarrestar. En cuanto a la calidad de la cosecha, hoy en día la uva se encuentra en unas condiciones favorables y en un perfecto estado sanitario».

Por su parte, Cristina Alcalá, gerente del Consello Regulador, incidió en que este año se ha incrementó el equipo de inspectores en los centros de recogida para mejorar el control de la recepción, «todos ellos licenciados y técnicos diplomados y muchos con experiencia en anteriores vendimias».

La vendimia en el Ribeiro comenzó con una mínima recogida de los viñedos y variedades más adelantadas en maduración. A partir del 19 de septiembre se recogió el grueso de la vendimia, para terminar en la primera qincena de octubre con los viñedos y variedades más tardías.

La Denominación de Origen Ribeiro tiene una extensión de 2.646 hectáreas de viñedos situados en los municipios de Arnoia, Beade, Boborás, Carballeda de Avia, Carballiño, Castrelo de Miño, Cenlle, Cortegada, Leiro, Ourense, Puxín, Ribadavia, San Amaro y Toén. La D.O. produce vinos blancos y tintos genuinos con variedades autóctonas locales: Treixadura, Loureira, Sousón, Brencellao… así como el Tostado de Ribeiro, un vino naturalmente dulce cuya tradición en la zona data del siglo XIX.

Valdeorras intensifica los controles con respecto a otros años

ven5El Consello Regulador de la D.O. Valderras ha intensificado en esta temporada de vendimia las labores de control sobre el origen del producto amparado con respecto a años precedentes. Velar por el cumplimiento de la normativa que rige la D.O. en lo que respeta al cultivo de las variedades autorizadas y preferentes en la zona y, también, durante su proceso de transformación en bodega es una de las misiones fundamentales del Consello Regulador.

En este sentido, junto al equipo técnico del Consello Regulador trabajan este año miembros del  Colegio Oficial de Ingenieros Agrícolas de Ourense, encargados de realizar labores de ordenación y control de la viticultura en la comarca. En este sentido, el presidente de la D.O. Valdeorras ha participado recientemente en una reunión en la Subdelegación del Gobierno en Ourense, en la que también tomaron parte representantes de otras denominaciones de origen vinícolas de la provincia y en la que se acordó intensificar los controles que eviten la entrada de uvas no autóctonas en los territorios amparados. En este sentido, se está contando con la plena colaboración de los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Al igual que en el resto de las denominaciones de origen gallegas, las lluvias de primavera, el pedrisco que cayó en algunas zonas y el mildiu han rebajado las cifras de recogida de uvas con respecto a las del año pasado. Así, según indicó a esta revista el técnico de la D.O., Jorge Mazaira, la previsión en este 2016 era recoger alrededor de cuatro millones y medio de kilos de uva, frente a los 6,7 millones de 2015. Y en lo que respecta al tiempo, al cierre de este número, se estimaba que fuera entorno a mediados del mes de octubre, «aunque todo dependerá de si viene lluvia estos días porque entonces se retrasará aún más», advirtió Mazaira.

Una de las bodegas destacadas de esta denominación, Godeval, inició también su vendimia con varios días de retraso respecto a la del año pasado. Los datos previos que aportó la bodega ya hablaban de de una cosecha complicada por causas meteorológicas, con una primavera muy lluviosa lo que incrementó el riesgo de mildiu. Además, señalaron fuentes de la bodega, «a esto se unió que el periodo de floración estuvo marcado por el frío y la lluvia por lo que se alargó el tiempo de fecundación y cuajado de racimos». Tampoco ayudaron las olas de calor con altas temperaturas, que estresaron las plantas por sequía.

A pesar de todos estos factores adversos, en Godeval aseguran que gracias a la atención y los tratamientos realizados, «la vendimia será normal en cuanto a cantidad, al tiempo que la uva está sana y madura». No obstante, también advirtieron que el rendimiento en mosto iba a ser muy bajo, «porque los granos de uva son pequeños y tienen poca proporción de pulpa y jugo, aún así se espera que la calidad sea excelente».

img_2039

Datos de Ribeira Sacra

En esta Denominación de Origen, los datos oficiales de recogida de uva a mediados del mes de octubre eran los siguientes:

Variedades Tintas;

-Mencía: 4.731.794 kilos.

-Brancellao: 43.189 kilos.

-Merenzao: 49.366 kilos.

-Caíño: 20.311 kilos.

-Garnacha: 226.929 kilos.

-Mouratón: 2.580 kilos.

-Sousón: 67.558 kilos.

-Tempranillo: 46.032 kilos.

Variedades blancas;

-Albariño: 52.172 kilos.

-Dona Branca: 6.229 kilos.

-Loureira: 1.894 kilos.

-Torrontés: 2.415 kilos.

-Treixadura: 37.721 kilos.

En esta campaña, según informan desde el Consello Regulador, elaborarán vino bajo el amparo de la denominación 89 bodegas, de las que un total de cuatro a 13 de octubre todavía estaban realizando tareas de vendimia, mientras que las otras 85 ya habían finalizado la recogida de uva.

Valoración positiva de la Consellería de Medio Rural

Por su parte, la conselleira do Medio Rural, Ángeles Vázquez, destacó la buena calidad general de la uva en la vendimia de este año en las cinco denominaciones de origen de vino de Galicia. Vázquez realizó estas declaraciones coincidiendo con una visita a la bodega Rectoral de Amandi, en la D.O. Ribeira Sacra, en la que estuvo acompañada por la directora xeral de Gandaría, Agricultura e Industrias Agroalimentarias, Belén do Campo.

La conselleira señaló que los informes previos facilitados por los consellos reguladores de Monterrei, Rías Baixas, Ribeira Sacra, Ribeiro e Valdeorras confirman las buenas previsiones en cuanto a la calidad del fruto, debido a factores como las lluvias registradas en los días previos a la cosecha, que propician el óptimo estado sanitario de la uva, así como sus condiciones favorables de acidez y azúcar.

Las estimaciones hechas por las denominaciones de origen apuntan a una cosecha total próxima a los 53 millones de quilos de uva, lo que supondrá un descenso respecto a la de 2015. A pesar de esto, los valores de la vendimia serán bastante similares a los del conjunto del último decenio. Ángeles Vázquez señaló, en este sentido, el caso de la Denominación de Origen Monterrei, en el que estaba previsto un incremento de uva recogida con respecto a la media de los últimos años.

En este contexto, la conselleira de Medio Rural puso en valor el trabajo de viticultores y bodegueros que, según señaló, son los máximos responsables del éxito alcanzado por el sector vitivinícola galego en los últimos tiempos. Recordó, además, el incremento de las exportaciones de los vinos gallegos y el creciente reconocimiento que obtienen en los diferentes mercados. De esta forma, añadió, el prestigio de esta producción agroalimentaria beneficia a todos (viticultores, bodegueros, distribuidores y consumidores) y representa una referencia de calidad y buen hacer dentro de nuestra agricultura.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.