Al cierre de este número de Cepas y Vinos las bodegas gallegas amparadas en las denominaciones de origen Valdeorras, Rías Baixas, Ribeiro, Ribeira Sacra y Monterrei se afanaban en los últimos coletazos de una vendimia que ha estado marcada por una primavera muy seca y cálida, y unas heladas en el mes de abril que hicieron temer lo peor en algunas zonas.

Si analizamos los datos hechos públicos hasta ahora por las Denominaciones de Origen gallegas, la vendimia de este año será, en términos generales, buena tanto en calidad como en cantidad.

Así, desde Rías Baixas estiman la recogida de casi 37,6 millones de kilos de uva, un 12% más que en 2016, y un volumen de alrededor de 26 millones de litros de vino.

En el informe de Estimación de la cosecha de este año que  presentó el servicio técnico de esta D.O.  al Pleno del Consello Regulador se indica que las buenas condiciones climáticas  del mes de junio provocaron  “un alto ritmo de crecimiento vegetativo que, sumado a la excelente salud de los viñedos, contribuyó a un previsible incremento en la producción para esta vendimia”. Esta situación,  aseguran, viene propiciada también  por una primavera muy seca  y cálida, “con una anomalía positiva en la temperatura media  de 1,8ºC. Además, el ciclo vitícola  en Rías Baixas fue calificado de excelente por el Servicio Técnico “con ausencia de plagas y enfermedades”. En este sentido, recuerdan que esta Denominación de Origen, a excepción de ciertos viñedos en las subzonas de Ribeira do Ulla y Condado de Tea, no se vio afectada por las fuertes heladas del mes de abril.

Como consecuencia del adelanto del ciclo vegetativo de la vid, el Consello Regulador ya preveía iniciar antes que otros años la vendimia 2017.

En el Ribeiro, donde sí afectó los episodios de mal tiempo de abril,  fueron 15 las personas contratadas inicialmente como inspectores para ejercer las labores técnicas de control de entrega de uvas en las bodegas para esta vendimia 2017. El número de inspectores fue incrementando hasta 20 en la medida que aumentaron las necesidades durante el proceso de recolección y entrega de la uva en las bodegas.

Los  inspectores se repartieron entre las bodegas de la Denominación para supervisar la entrada de uva en las bodegas, para controlar la calidad y la variedad, así como el origen de la uva. También se realizaron aforos en las bodegas y todo tipo de controles que se consideren oportunos. En esta línea, la directora técnica, Nuria Álvarez, fue la encargada de explicar las normas de vendimia donde se especifican las funciones de control y vigilancia en bodegas y viñedos. A mayores se formó a los veedores en la identificación de variedades y en la utilización del programa específico para la entrada de uva.

En lo que respecta  al inicio de vendimia, el 30 de agosto había 32 bodegas inmersas en el proceso de recolección de uva, un número que se está incrementando sustancialmente en estos días, atendiendo a las recomendaciones técnicas de este Consejo Regulador de vendimiar lo antes posible. El objetivo es minimizar las posibles consecuencias derivadas de los daños producidos en algunos de los viñedos a causa de la granizada acaecida el domingo pasado. La finalidad de esta recomendación es evitar en el mayor grado posible las mermas en la cosecha a causa de la posible podredumbre en los racimos y otras enfermedades como la botrytis.

Cabe recordar que el granizo afectó a esta Denominación de Origen de modo heterogéneo, produciéndose un mayor impacto en algunas zonas de los concellos de Beade, Castrelo de Miño y Cenlle, y sobre todo en aquellos viñedos que presentaban una mayor exposición de sus vides, ya que actualmente se encontraban deshojadas y dejaban sus racimos al descubierto.

Por su parte, las bodegas de la Denominación de Origen Monterrei  comenzaron la temporada de vendimia el pasado 26 de agosto, con un adelanto de más de tres semanas con respecto al año pasado debido, principalmente, a las altas temperaturas registradas en el mes de agosto. Así, la primera bodega de la comarca  en iniciar las tareas de recogida de uva en este 2017 fue Castro de Lobarzán, situada en la localidad de Vilaza, y el resto de las bodegas, un total de 25, se encuentran a  mediados del mes de septiembre en plenas tareas de recolección, un trabajo que en algunos casos se prolongará hasta bien entrado el mes de octubre. Asimismo, todo apunta a que la añada será muy buena ya que la calidad fitosanitaria de la uva es óptima, según indican desde el propio Consello Regulador.

Recordamos que en 2016 las bodegas amparadas en la Denominación de Origen Monterrei recogieron 4.470.338 kilos de uva, siendo la blanca la principal, con más de 3.038.205 kilos recogidos.

En Valdeorras, aún sin datos oficiales de recogida al cierre de este número, reconocen que es probable que este año se produzca un descenso en la producción en comparación a los 4,6 millones de kilos de uva que fueron recogidos en la campaña de vendimia de 2016. Esto se debe, fundamentalmente, “a las heladas que tuvieron lugar en el mes de abril”. Desde el Consello Regulador apuntan a 7 de septiembre que “aún es pronto para cuantificar la cifra final de kilos de uva que podrían recogerse en el territorio amparado en la D.O.”  y destacan que hay que tener en cuenta  que en muchos puntos volvieron a brotar las uvas  y, por lo tanto, el descenso en la producción no será tan acusado como se pensó inicialmente.

“Es innegable que afectaron negativamente a una buena parte de la producción, sobre todo a aquellas cepas emplazadas en terrenos  próximos al río, aunque hubo otras zonas, en especial las viñas situadas en las laderas, que no se vieron perjudicadas”, puntualizan desde la Denominación de Origen.

En este sentido, reconocen que inicialmente se habló de que las heladas afectaron a un 60% de la superficie total cultivada en Valdeorras, “pero lo cierto es que al estar la uva todavía en base de brotación en abril, se pudieron adoptar medidas y cuidados paliativos que ayudaron a recuperar parte de las viñas afectadas, que serán las que se vendimien más tarde este año”.

Dado que este año la vendimia se va a realizar en dos fases, el Consello prevé una vendimia larga. De esta forma, algunas de las bodegas de Valdeorras comenzaron ya a vendimiar en aquellas zonas que no se vieron afectadas por las heladas o por el granizo. Y, después, comenzará la segunda fase de la vendimia en aquellos terrenos en los que volvió a brotar la uva después de las  bajas temperaturas registradas en abril. Por eso, se prevé que este año la vendimia en esta denominación de origen gallega pueda alargarse hasta bien entrado el próximo mes de octubre.

No obstante, todo apunta a que la calidad de la uva de la comarca será, un año más, excelente ya que las heladas no afectaron al estado fitosanitario de las cepas, “con lo qu podemos hablar de que se encuentran en un momento óptimo”.

En Ribeira Sacra, los datos oficiales de recogida de uva, a fecha de 6 de septiembre, eran los siguientes:

En variedades tintas: 

Mencía: 637.502 kgs; Brancellao: 4.977 kgs.; Merenzao: 6.954 kgs; Caíño: 3.033 kgs; Garnacha: 16.735 kgs; Mouratón: 3.868 kgs; Souson: 4.939 kgs. y Tempranillo: 4.242 kgs.

En variedades blancas:

Albariño: 11.808 kgs; Dona Branca: 4.476 kgs ; Godello: 58.410 kgs; Loureira: 480 kgs; Torrontés: 100 kgs y Treixadura: 1.788 kgs.

En total, las bodegas de Ribeira Sacra recogieron ya 759.312 kilos.

En esta campaña 2017 elaboran vino bajo el amparo de la denominación un total de 93 bodegas; de las que 37 está realizando tareas de vendimia en estos momentos y seis bodegas ya finalizaron la recogida de uva.

El Pleno del Consello Regulador reunido el día 4 de septiembre decidió como fecha oficial recomendada para el inicio generalizado de la recogida de uva el 7 de septiembre, después de valorar los controles de maduración que los técnicos del Consello Regulador han realizado en diferentes viñedos representativos de las cinco subzonas que forman la Denominación de Origen.

Para realizar las tareas de control de calidad en bodegas y viñedos de la Denominación de Origen durante esta campaña, el Consello Regulador cuenta con el refuerzo de 12 técnicos (veedores); además del personal fijo con el que cuenta todo el año, formado por la Directora Técnica y tres técnicos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.