Luis Paadín, colaborador de la revista Cepas y Vinos, se une a la lista de pregoneros de la que forman parte Luis del Olmo, Miguel Ángel Revilla, Amancio Prada, José Sánchez Carralero, Óscar Campillo, etc…

Durante su intervención habló del origen del vino de hace mas de 8.000 años, fruto de una maceración carbónica espontanea durante la conservación del fruto de la vid, escenografiando el rudimentario proceso con sus propias manos.

También tubo palabras para elogiar la gran uva con la que se elabora el vino de Canedo y buque insignia de la D.O. Bierzo, la mencía. Aprovechó para recalcar la identidad de la variedad como propia de la comarca, dada su gran diversidad genética en la zona. Un aspecto masal que no se encuentra en el resto de la península.

En una fiesta completa y coincidiendo con el Día Mundial del Enoturismo, se degustó el primer mencía de Maceración Carbónica del Palacio de Canedo, de la cosecha de 2017 elaborado en la D.O. Bierzo.

La Fiesta del Vino Nuevo reunió a más de un millar de personas alrededor del primer vino de la cosecha de 2017. Es una cita para todos los públicos, en la que se degustó el mencía Maceración del Palacio de Canedo junto con bocadillo de chorizo escaldado en vino (maceración, por supuesto) acompañado de castañas asadas y crema de limón con castañas en almíbar de Prada y bizcocho de castañas.

Un clásico… desde hace 28 cosechas

El mencía de Maceración que elabora el Palacio de Canedo es un tipo de vino de elaboración caprichosa y resultado siempre singular. Joven, tremendamente joven porque las uvas se vendimiaron en los últimos días de agosto, y exclusivamente a base de mencía, la elaboración con el método de maceración carbónica permite reflejar con fidelidad las características de una cosecha.

Tras la vendimia manual, los racimos se colocan uno a uno en la cuba de modo que durante unos días arranca la fermentación sin romper los racimos antes de que continúe el proceso convencional.

Este contacto de la pulpa con la piel de la uva a temperatura controlada hace que el Maceración de Prada sea un vino desnudo, en el que ni la madera ni la maduración en depósitos despista al apasionado de la mencía que se puede disfrutar en todo su esplendor.

La etiqueta de este año la forman hojas de castaño. Desde hace tres años, el Maceración del Palacio lleva siempre en su etiqueta las hojas de alguno de los árboles que forman el Bosque Didáctico de la Fundación Prada a Tope. El castaño es el árbol más característico del piedemonte berciano junto con la vid, que como recuerda el refrán, “En El Bierzo las montañas que no dan vino dan castañas”.

Es una forma de divulgar la iniciativa del Bosque Didáctico, 7 hectáreas que conforman un jardín botánico único con las especies arbóreas más importantes del Noroeste, y a la vez una forma de concienciar de la necesidad de preservar nuestros bosques para las generaciones futuras.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.