María Alvear está asumiendo progresivamente las funciones representativas dentro de la bodega más antigua de Andalucía junto a Fernando Giménez Alvear, Consejero Delegado de la empresa familiar. 

La octava generación preserva el legado de casi 300 años de historia y trabaja la continuidad emprendiendo ambiciosos e innovadores proyectos en la Sierra de Montilla. 

 

La octava generación de la familia Alvear prepara el relevo. María Alvear está asumiendo progresivamente las funciones representativas dentro de la empresa junto a Fernando Giménez Alvear, Consejero Delegado. Juntos preservan el legado de la bodega, fundada en 1729 -la más antigua de Andalucía-, transmitido de generación en generación. Un patrimonio de prestigio reflejado en las joyas enológicas que poseen y en los novedosos proyectos que la nueva generación de la familia está emprendiendo para velar por la defensa de la tierra y para que otros cultivos no terminen con la que es la mejor zona de la región -el grandcru del viñedo montillano.

De los nuevos retos de Alvear destacan dos, marcados por la tradición, la artesanía y el buen hacer que siempre ha caracterizado a la bodega: la salida al mercado de la gama “Vinos Míticos”, un proyecto que acerca al público los tesoros de Alvear, los vinos emblema de la tradición de la bodega que verán la luz tras décadas de crianza; y la colección “3 Miradas”, un proyecto experimental desarrollado junto al reconocido equipo de enólogos de Envínate en el cual elaboran vinos exclusivos que reflejan los pagos, las variedades, los paisajes y el saber hacer único de la Sierra de Montilla y que ElMundoVino.com ha premiado ya con el título de “Mejor Vino Blanco del Año”, concretamente al vino “La Viña de Antoñín Skin Contact 2016”.

Alvear, la bodega más antigua de Andalucía 

Fundada en 1729, con casi tres siglos de historia, Alvear es la segunda bodega más antigua de España y la más antigua de Andalucía. Actualmente está dirigida por la octava generación de la familia con María Alvear, Fernando Giménez Alvear y Luis Giménez Alvear a la cabeza, quienes trabajan por preservar el patrimonio, el conocimiento adquirido y los valores de la bodega con la vista puesta en el futuro, explorando las raíces y las particularidades del viñedo montillano.

Todos sus vinos se elaboran a partir de la variedad Pedro Ximénez, el mejor patrimonio de Montilla, por la que apostaron las primeras generaciones de la bodega en el siglo XVI vislumbrando su gran potencial para elaborar vinos de calidad.

Alvear es familia, tradición, esencia del lugar, de su gente y de su cultura. Ocho generaciones de amor al vino y dedicación exclusiva al campo que perviven con entusiasmo, una trayectoria que demuestra el compromiso y el respeto que la familia tiene a la tierra y a la vid, a las cuales se han dedicado con rigor y pasión.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.