El encargado de la primera cata del año 2018 es José Dopazo Martínez, profesional del mundo del vino que lleva  lleva alrededor de  20 años trabajando como director de varias bodegas de Rioja, Rías Baixas y como sumiller de Makro Galicia, catador del Consello Regulador Rías Baixas y jurado de varios certámenes nacionales. 

 Cata de “Val de Nairoa” 2016

Bodega: Nairoa

Producción: Unas 6.000 botellas

D.O.: Ribeiro

Variedades: Treixadura, Albariño, Loureiro, Lado.

Me llega a mis manos una botella de la nueva añada 2016 de Val de Nairoa, que dentro de poco saldrá al mercado y que tuve la suerte de catar .

Hablamos de una bodega joven, más o menos 20 añitos tendrá, pero muy bien llevados y con las ideas muy claras. Trabajan de modo tradicional pero utilizando en sus modernas instalaciones los últimos avances tecnológicos. Además,  está certificada dentro de Galicia Calidade. 

“Val de Nairoa” es uno de sus vinos top, seleccionan las mejores cepas que tienen, y cuando recogen la uva, ésta pasa por un proceso de congelación pelicular (peculiar???) que tiene lugar en un túnel de congelación mediante el cual sólo congelan la piel de la uva y no el fruto entero, de esta forma la uva alcanza su mayor expresión dando como resultado unos vinos complejos y aromáticos. 

A la vista tiene un bonito color amarillo pajizo con reflejos verdosos, limpio y brillante. 

En nariz tiene una buena intensidad, es muy frutal, sobre todo fruta blanca y muy floral, y también da unos toques cítricos y de cilantro y hinojo 

En boca es fresco, de  entrada agradable con toque cítricos y una acidez fina y elegante, buena persistencia y una excelente estructura, sedoso, un vino que a medida que lo estas bebiendo mejora en la copa. 

Yo lo recomendaría a una temperatura de 10 a 12 grados porque así expresa sus mejores características, alguien me dijo una vez, un buen vino blanco no es un refresco para beberlo muy frío. 

Lo maridaría con un buen jamón de bellota o con nuestros quesos gallegos, pescados, carnes blancas. 

En definitiva es un grandioso vino por el que apostaría que si dentro de unos años lo volviéramos a catar, estaría tremendo. No obstante, se puede disfrutar de él ahora mismo con una buena charla porque es un vino para disfrutar y relajarse. 

Siempre que cato un vino, aparte del maridaje, pienso cúal sería el disco, la canción  o el artista que le quedaría genial. Para disfrutar de este vino recomendaría a Gregory Porter y el disco “Take me to the Alley”. 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.