Rías Baixas es, sin duda, el destino perfecto para pasar unas vacaciones de ensueño. Récord de playas con Bandera Azul, líderes en Senderos Azules y ahora también, uno de los lugares de España con más Centros Azules. Sobran las razones para acercarse a Rías Baixas, relajarse y disfrutar.

Rías Baixas ha sumado estos días un nuevo distintivo de calidad a sus ya numerosos logros turísticos al entrar a formar parte del selecto grupo de zonas de España con más Centros Azules. Se trata de un galardón concedido por la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor, que es la misma entidad que valora las mejores playas y senderos en la costa, que premia a  los espacios que ofrecen información y educación ambiental sobre el ecosistema en el que se encuentran. Además, estos centros cumplen con el requisito de ser visitables y de ofrecer información sobre el programa Bandera Azul. En la provincia de Pontevedra han sido galardonados un total de ocho, ubicados en Bueu, Sanxenxo, Illa de Arousa, Marín, Vigo y Redondela:

Aula de la Naturaleza del Cabo Udra (Bueu)

Se encuentra en la comarca del Morrazo, dentro de un espacio protegido por la Red Natura 2000 . Un bello escenario de pequeños acantilados donde habitan numerosas aves protegidas. El recinto es el complemento ideal para el sendero azul que cruza este bello y salvaje entorno del litoral de las Rías Baixas.

Centro de Interpretación de Agrelo ( Bueu)

El segundo centro inscrito por el municipio de O Morrazo también está dedicado al entorno litoral y se ubica enfrente de la playa de Agrelo. El recinto se ha creado sobre un edificio restaurado, concretamente, el antiguo matadero municipal.

Centro de Interpretación As Telleiras (Sanxenxo)

La antigua fábrica de producción de tejas que acoge este centro estaba vinculada directamente con las condiciones geológicas de la zona, en la cual se extraía la arcilla para la fabricación del material. Hoy, ya restaurada, es un espacio minimalista en homenaje a los antiguos telleiros.

Centro de Interpretación de la Conserva 

(A Illa de Arousa)

Las fábricas conserveras tuvieron un papel importante en el desarrollo económico de la costa gallega. Algunas, como esta de A Illa de Arousa, la primera industrializada de Galicia, han sido restauradas como homenaje a una historia no sólo del municipio, sino de toda la comunidad.

Centro de Interpretación de los petroglifos de Mogor (Marín)

Junto a las bonitas playas de Marín laureadas con la Bandera Azul encontramos los petroglifos de Mogor y el centro de interpretación en el que podemos conocer más a fondo estos grabados sobre la piedra. Además de su relevancia arqueológica destaca el misterio que rodea el Laberinto de Mogor. Su particularidad reside en las similitudes que comparte con otros localizados en diferentes puntos del globo, desde Inglaterra hasta Laponia.

Ateneo Santa Cecilia (Marín)

El municipio de la ría de Pontevedra goza de un segundo Centro Azul. Es el Ateneo de Santa Cecilia. Se trata de un espacio cultural fundado en 1952 y cuyo objetivo es desarrollar actividades alrededor del arte, la música y las letras.

Museo do Mar de Galicia (Vigo)

Otra antigua fábrica de conservas, la de Alcabre, se ha transformado en una de las estampas más reconocibles de la costa viguesa. Es el Museo do Mar de Galicia, que recientemente acogió la exposición del célebre Pergamino Vindel. El recinto, con una imponente arquitectura, se levanta junto a un faro, en el entorno de un viejo castro y posee su propio acuario. El camino que pasa a su lado es un Sendero Azul que lleva a Bouzas, desde donde se pueden contemplar bellas vistas al atardecer.

Centro de Interpretación Meirande (Redondela)

El objetivo del centro es preservar en la memoria la gran Batalla de Rande, contienda naval que tuvo lugar a principios del siglo XVIII. El lugar se encuentra junto a las aguas de la ría de Vigo cerca del puente de Rande y en la que anteriormente había sido la “fábrica do alemán”, en mención a su antiguo propietario.

 

 

#RíasBaixasFest, la agenda musical del verano

Ya están aquí los #RíasBaixasFest . La Diputación de Pontevedra, los organizadores del circuito de festivales,  y las autoridades de los concellos en los que se celebran lanzaron una nueva edición de estos siete eventos imprescindibles en el calendario de verano de todos los amantes de la m´suica en directo. 

PortAmérica (Caldas de Reis, del 5 al 7 de julio) marcará el lanzamiento de los Festivales Rías Baixas, y le seguirán Vive Nigrán (20 y 21 de julio), Atlantic Fest (A Illa de Arousa, 20, 21 y 22), Sinsal SON Estrella Galicia (Illa de San Simón, 26, 27, 28 e 29 de julio), SonRías Baixas (Bueu, 2, 3 y 4 de agosto), O Marisquiño (Vigo, 10, 11 y 12 de agosto) y Revenidas (Vilaxoán, 17, 18 y 19 de agosto). En la presentación de los os #RíasBaixasFests , la  presidenta de la Diputación, Carmela Silva, destacó la iniciativa ya que fomenta la música y, además,  “constituyen un elemento muy potente de creación económica y promoción turística”. 

 

 

Industriana, el patrimonio industrial como atractivo turístico

El patrimonio industrial de Rías Baixas atesora un gran potencial turístico y desde ahora cuenta con una herramienta de promoción basada en las nuevas tecnologías. La Diputación de Pontevedra y seis ayuntamientos acaban de poner en marcha en la provincia el proyecto europeo Industriana, que arranca con seis símbolos industriales y etnográficos de este destino: el Centro de Interpretación da Conserva de A Illa de Arousa (antigua Fábrica Goday), el Museo de A Salga de O Grove, la Fábrica de Hidrocarburos Laforet en Soutomaior, la Fábrica da Luz de Segade en Caldas de Reis, los Muíños de Folón e de Picón en O Rosal, y el Muíño de Cobián en Silleda.

Mediante códigos QR en paneles situados en el entorno de estos bienes patrimoniales es posible obtener información a través del teléfono móvil. “Es fundamental poner en valor nuestros recursos en sintonía con las demandas de las y los turistas del siglo XXI. Empezamos con estos seis recursos y abrimos la posibilidad a todos los ayuntamientos de hasta 20.000 habitantes a facilitarnos sus propuestas para sumarse al proyecto Industriana”, explicó la presidenta de la Diputación, Carmela Silva, en un acto realizado en el Pazo provincial con autoridades municipales de Caldas de Reis, A Illa de Arousa, O Rosal, Silleda y Soutomaior.

Los códigos permitirán acceder a la información en tres idiomas (castellano, gallego e inglés), además de formar parte de una newsletter europea de promoción de estos recursos, de modo que de forma automática 2.000 suscriptores especializados conocerán este patrimonio de Rías Baixas y contribuirán a divulgarlo.

Una web específica vinculada al proyecto promoverá y difundirá los lugares integrados en la red y las noticias de interés tanto para el público como para empresas relacionadas con el turismo que quieran poner en marcha ofertas en torno a la ruta.

La red Industriana se creó en 2015 y en ella participan España, Italia, Bélgica, Malta y Hungría. A través de esta iniciativa se promueve el turismo industrial, centrándose en el rural, señalizando los recursos a través de un panel de la E-Faith (Federación Europea de Asociaciones del Patrimonio Industrial e Técnico) asociado a un código QR que contiene información y contenidos multimedia.

Plan estratégico de Turismo

Con esta iniciativa, la Diputación de Pontevedra profundiza en la estrategia de incorporar las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en la promoción de los recursos turísticos , tal y como marca el Plan estratégico de Turismo.

Además, el proyecto está íntimamente ligado a la campaña de promoción “Somos historias” de la institución provincial y Turismo Rías Baixas. “Estamos divulgando todos los aspectos patrimoniales de la provincia, desde el arqueológico al cultural, etnológico, natural e industrial ”, destacó Carmela Silva.

 

 

Cíes, la visita obligada a la playa más bonita del mundo

Uno de los mayores atractivos de las Rías Baixas, y también de toda Galicia, son las Illas Cíes. Pertenecientes al archipiélago de las Islas Atlánticas, que en 2002 fueron declaradas Parque Nacional, hoy en día miles de personas se acercan hasta la costa gallega sólo para poder disfrutar de uno o varios días en ellas.

Aunque durante el otoño y la primavera hay viajes puntuales en fechas señaladas como puentes vacacionales y Semana Santa, es en esta época, del 1 de junio al 30 de septiembre cuando comienzan los viajes regulares de manera diaria. Lo primero que las y los futuros visitantes deben saber es que desde 2018 se requiere de una autorización para poder acceder. Este permiso, gratuito, se puede obtener con un margen de 45 días de antelación, en línea, en apenas cinco minutos; es recomendable su impresión.

El siguiente dato a tener en cuenta es que tener la autorización no asegura ni reserva ningún billete de embarcación, por lo que una vez obtenido el permiso lo más recomendable es realizar la compra del billete desde el puerto en el que vayamos a embarcar. Las navieras autorizadas para ello son Mar de Ons, Cruceros Rías Baixas y Piratas de Navia.

Los puertos principales desde donde se podrá embarcar diariamente son los de Vigo y Cangas. De manera menos habitual existen salidas desde Baiona. De no haber cambios, el coste del viaje, ida y vuelta, es de 16 €, gratuito para menores de 12 años. A partir del 15 de julio y hasta el 31 de agosto será de 18,5 € y el importe de menores de 3 a 12 años será de 6 €. Los horarios habituales dependen del puerto y de la naviera e incrementarán su frecuencia en los meses de julio y agosto.

Las personas que deseen pernoctar lo pueden hacer en el propio camping del parque. Se recomienda tener una reserva previa. Las y los acampadores tienen la posibilidad de alquilar una tienda de campaña en el propio recinto. El mismo camping tiene su propia cafetería.

Una vez en Cíes, la actividad más popular es lanzarse a conocer la isla por alguno de sus senderos. Existen cuatro rutas de diferente dificultad y hay que tener en cuenta que una jornada no da para recorrer la isla entera. Estos senderos son los de “Monte Faro”, “Faro da Porta”, “Alto del Príncipe” y “Monteagudo”. Sus miradores ofrecen las vistas más envidiables de la ría y desde muchos de sus rincones podremos además disfrutar del turismo ornitológico. No en vano, las Islas Atlánticas conforman una Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA) incluida en el catálogo de Red Natura 2000. Por ello es bastante importante cuidar y respetar todo su entorno natural.

Otra importante recomendación tanto para senderistas como para el resto de visitantes es utilizar un calzado apropiado y crema solar incluso si hace viento o un día nublado. Y para quien prefiera disfrutar de la playa, Rodas es el arenal  principal de toda la isla. Una playa de agua cristalina declarada por el diario The Guardian como la más bonita del mundo. Además, entre otras calas, existe un espacio para nudistas.

Volviendo a los permisos, otras actividades como el buceo o el fondeo en este entorno requieren de una autorización previa .

 

 

Un viaje por las cascadas de la provincia 

La provincia de Pontevedra está llena de rincones mágicos, una parte de ellos en el cauce de los ríos que descienden por los montes y bosques. Son las espléndidas ‘fervenzas’ (cascadas) de Rías Baixas. Algunas bajan mansamente, caprichosas, sobre la roca. Otras caen en poderosos y admirables torrentes. Todas ellas representan un seductor espectáculo visual. Entre las más bellas se encuentran las de: 

Barosa (Barro)

En el municipio de Barro encontramos este fabuloso parque de la naturaleza con una magnífica ‘fervenza’ y antiguos molinos en su escarpada ribera. Se accede a través de la carretera nacional N-550, y de ahí ya hay una señalización para acceder a 500 metros. El Parque Natural del Río Barosa incluye un recorrido por la Ruta de los Molinos (Sendeiro dos Muiños da Barosa), con un camino diferente de ida y vuelta por la senda del río que permite apreciar las cascadas. El enclave forma parte del Camino de Santiago Portugués.

O Toxa (Silleda)

Pertenece como el mismo nombre indica al río Toxa, el cual nace en la Serra do Candán, y se localiza en el norte de la provincia, en Silleda, antes de la desembocadura de este río en el Deza. Es famosa por su caída vertical de más de 30 metros, que la convierte en la más alta de Galicia. En el entorno existe un mirador con formidables vistas a la cascada. El espacio forma parte del proyecto Red Natura 2000, y la ruta que pasa por su entorno es la Deza PRG-18, entre Vila de Cruces y Silleda.

Férveda (Silleda)

Sin salir del municipio localizamos la cascada de Férveda, pertenecientes al río Toxa. Protegida por un entorno natural autóctono y envidiable, se localiza en la zona correspondiente a Brañas de Xestoso, y como viene siendo habitual en estos lugares, también se pueden hallar viejos molinos de agua. Desde la parroquia de Escuadro existe una ruta circular de 8 kilómetros que pasa por las cascadas.

Casariños y Coto Grande (Fornelos de Montes)

No muy lejos de la ría de Vigo, entrando en el municipio de Fornelos de Montes, nos podemos adentrar en sus refrescantes. En la parroquia de A Laxe encontramos las fervenzas de Casariños y Coto Grande. Ambas se encuentran a 1 kilómetro de distancia la una de la otra. Aunque el acceso a la de Casariños es más complicado, suele ser la más apreciada de las dos.

Segade (Caldas de Reis)

Las cascadas que forman el río Umia se encuentran a la salida del pueblo en dirección A Estrada (N-640). Un paseo de baja dificultad por la parte izquierda del mismo río hasta comenzar a ver las cascadas. En lo alto se encuentra una antigua fábrica hidroeléctrica cerrada en los años 50 del siglo pasado que otorga al paraje un aspecto más misterioso y bucólico. Junto con las ruinas, también se pueden apreciar otros molinos antiguos en los alrededores.

Raxoi y Pedrafita (Valga)

La próxima fervenza nos lleva hasta el municipio de Valga y el río del mismo nombre. Para llegar a las cascadas, primero nos tendremos que desviar desde la carretera nacional N-550. El desvío viene señalizado mostrando la dirección hacia las cascadas y pasando a una carretera secundaria que nos lleva hasta la zona de Raxoi. Una vez ahí se puede comenzar un lindo paseo por los frondosos senderos que nos llevan hacia las fervenzas. En el camino podremos localizar distintos molinos conocidos como Los Molinos de Pedrafita o “Muiños de Parafita”.

Aprovechando nuestra estancia en el municipio, se puede visitar otro de los tesoros bien escondidos en el bosque, el Petroglifo da Serpe.

Poza da Moura (Moaña)

Con grandes vistas a la ría de Vigo esta fervenza va formando un pequeño torrente perteneciente al río Muiños. En un breve espacio llega a realizar un descenso de hasta 500 metros de altura. Su caída se puede ver desde diferentes lugares, incluido el corredor de O Morrazo. El acceso a la cascada no está señalizado, por lo que es conveniente preguntar o recibir ayuda de algún mapa o GPS.

Otra de las atracciones de esta cascada, además de las vistas a la ría, son los antiguos molinos restaurados y la poza. Su nombre evoca una trágica leyenda de amor. El padre de la “moura” arrebata la vida al varón por su relación prohibida, y ella, al no soportar el dolor de esta pérdida decide acabar con su vida arrojándose a la poza. Desde entonces se dice que emanan lamentos de dichas aguas y en las noches de San Juan se la puede ver vagar por la zona.

Caldeiras de Parrelos (Covelo)

Surge del río Tea y se encuentra escondida en una zona rocosa con una gran riqueza natural, lo que ha permitido que parte de la zona se incluyera dentro del proyecto Red Natura 2000. Se encuentra en el municipio de Covelo, concretamente en Prado. Recientemente se ha creado una ruta de acceso gracias a las caminatas organizadas por el Ayuntamiento, llevando por nombre Camiño das Estrelas. El recorrido pasa por el molino de Longo, la Carballeira do Rei y el ponte Abuiña entre otros enclaves. Una ruta lineal de unos 8 kilómetros con una duración de unas 3 horas.

As Laxes de Rebón (Moraña)

En esta ocasión nos desplazamos hasta el río Gundeiro, en Moraña. Se trata de un entorno natural más escondido que en casos anteriores. No existe un acceso señalizado, pero llegar no es complicado desde A Fontaíña, pueblo en el que se puede comenzar a caminar. Además de las fervenzas, el municipio posee otras atracciones naturales: los molinos de As Laxes, Arxeo, varias carballeiras y los miradores de monte Acibal,monte Ardegán, Cerdeiras y monte Castelo.

Oitavén (A Lama)

Pasando 3 kilómetros el pueblo Antas, desde A Lama, se llega hasta un cruce donde se indica la existencia de fervenzas. El cruce se toma a la derecha y ya pasando los 2 kilómetros veremos otro letrero que nos indica la proximidad de las cascadas. A partir de ahí se pueden seguir las indicaciones de un cartel informativo o tomar directamente el camino senda arriba.

*La información de este reportaje, y mucha más, la pueden encontrar en la página web de Turismo Rías Baixas.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.