En estos últimos, meses Xeodestino Ribeiro – Carballiño y la Asociacion Ruta do Viño do Ribeiro, vienen desarrollando diversas actuaciones para potenciar el enoturismo en este territorio, pues las dos entidades son conscientes del gran potencial de esta comarca para atraer turistas que demandan este tipo de experiencia en torno al mundo del vino.

El Centro de Información Xudía de Galicia fue el escenario para la recepción a los jornalistas de La Alacena Roja, Grupo HGT, Cepas y Vinos y Galicia Enteira a cargo del presidente do Xeodestino Ribeiro Carballiño, Francisco José Fernández Pérez, el presidente da Asociación Ruta do Viño do Ribeiro, Juan Manuel Casares Gándara y el alcalde de Ribadavia, Ignacio Gómez Pérez. Allí tuvieron la oportunidad de visitar el Centro y de degustar un vino de la D.O. Ribeiro, gentileza del consejo regulador.

El programa de actividades comenzó con una visita guiada al parque arqueológico de la cultura Castrexa-Lánsbrica en San Cibrao de Las, un espacio fortificado de mas de 20 hectáreas en proceso de excavación, considerado el mas grande y mejor conservado de Galicia, donde hasta el momento solo se ha escavado un 13%.

A continuación se visitó el monasterio de San Clodio, declarado Monumento Histórico Artístico Nacional en 1931 y, aunque su origen no está totalmente claro, algunos historiadores lo sitúan en el siglo VI. La visita continuó en la iglesia de Santa María de Castrelo de Miño, de la segunda mitad del siglo XII; esta iglesia guarda en su interior unas pinturas murales con escenas del juicio final de Cristo ante Pilatos, de la flagelación y del camino del Calvario.

Pazos de Arenteiro,  declarado en 1975 conjunto histórico artístico fue también objeto de visita y posada para los jornalistas, este pueblo tuvo su gran esplendor durante la Edad Media debido a que en Pazos de Arenteiro estuvieron asentados los Caballeros de Malta , una orden militar y religiosa. Pazos de Arenteiro que recibe su nombre gracias al río de dicho nombre que la atraviesa, conserva una iglesia románica, que data de finales del siglo XII, la cual posee dos bóvedas de crucería barroca, obra del Maestro de Sobrado y una Virgen de la Leche del siglo XIV.

Este proyecto nace también para establecer en el Ribeiro una ruta turística por las bodegas tradicionales.

Las actividades incluyeron también varias visitas a bodegas del Ribeiro, donde sus propietarios dieron a probar las distintas elaboraciones de sus vinos, en los que la treixadura es la estrella.

Ramón do Casar fue la primera de las bodegas a visitar, una joven bodega integrada en un privilegiado entorno, sobre una ladera a orillas del río Miño y rodeada de viñedos propios donde elabora cuatro variedades de blancos cargados ya de numerosos premios nacionales e internacionales.

Adega Pousadoiro que con solo 18 años de vida ha convertido una tradición familiar, la de elaborar vino, en una moderna empresa sustentada en unos buenos vinos, dos blancos y un tinto y en el turismo enológico. La historia de esta bodega ya viene de incontables generaciones, aunque modernamente hace 25 años se planta una viña nueva, con variedades autóctonas. Adega de Colleiteiro (Bodega de Cosechero) es la que toda su producción proviene de sus propios viñedos, lo que le confiere al vino personalidad. (Actualmente estos vinos se denominan “de Autor”).

Terra do Castelo es una bodega fundada en 2004 por 104 familias viticultoras con 110 hectáreas repartidas en más de 1.000 viñedos en el valle del Avia (Val do Ouro), de los cuales, unos 800 viñedos fueron heredados generación tras generación en una comarca con más de 2.200 años de tradición vitivinícola. Terra do Castelo es una de las primeras bodegas de España en conseguir el certificado Q de calidad turística en visitas guiadas.

Por último se visitó Adega Valdavia. Fue Antonio García Soto, abuelo del actual propietario de la bodega, quien a mediados del siglo pasado se empeñó en reagrupar las tierras colindantes a la bodega y el lagar y transformar los minufundios existentes en un pago de entidad y prestigio. Hombre de gran sentido común, inteligente y prudente, era una referencia para los principales corredores de vinos del Ribeiro, que acudían a él buscando consejo para encontrar las mejores pipas del valle del Avia. Antonio sabía de las propiedades de las suaves laderas de Cuñas para la elaboración de los mejores vinos. Además de la bodega del s.XII una de las más antiguas del país en funcionamiento, es posible visitar el viñedo, conociendo hasta 8 variedades autóctonas diferentes en el entorno de la bodega. Las catas de Cuñas Davia se realizan en el lagar, rodeados de historia y tradición…

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.