Ribeira Sacra es una pequeña pero interesante zona vitícola en la que, pese a su escasa producción de uva debido a la dificultad de su cultivo, cada año aparecen nuevos proyectos.

Además de las ya conocidas y clásicas bodegas, poco a poco se van asentando nuevos viticultores, enólogos o elaboradores que van engrosando una ya completa lista de vinos que se hacen en esta zona. Unos amparados por la Denominación de Origen y otros, bien por sus propios intereses, o por no ajustarse a los parámetros del consejo regulador, prescinden del sello que la D.O. les otorga y se embotellan como vinos de mesa (o como muchos los definen hoy en día: vinos de autor).

Las características de estos viñedos en pendiente, su insolación, su diversidad climática, de variedades de uva y sus suelos…hacen que Ribeira Sacra sea un destino atractivo para hacer vinos con terruño y personalidad. Su distintivo principal son esos pequeños viñedos ligados al minifundismo, con históricos bancales de piedra que salvan las vertiginosas pendientes y dificultan cualquier trabajo que no sea estrictamente manual y artesanal. Esta viticultura requiere esfuerzo, sacrificio y dedicación, por lo que la vinculación con el viñedo suele ser muy emocional. Aquí, o la viña gusta de verdad, o cuesta asumir el trabajo que acarrea. Pero para los románticos, o los nacidos aquí, la ligazón al paisaje y al viñedo va mucho más allá de ser un trabajo de campo. La Ribeira se convierte poco a poco y por costumbre en una amalgama de experiencias, emociones y gratos recuerdos familiares que se va haciendo parte de uno. Esas vendimias colaborativas en las que, durante semanas, se iban recorriendo todas las casas del pueblo y allegados ayudándose unos a otros y terminando en verdaderas fiestas son de esas vivencias que los que las mamaron desde niños atesoran en su memoria como momentos felices ligados a un paisaje, a un hacer y a una forma de vida ligada al vino.

Una de estas vidas consagradas a la Ribeira Sacra es la del Cuco de Amandi. Su ya cerrada cantina en Amandi vió crecer y cambiar la zona y sus gentes. El vino que elaboraba nos acompañó en la juventud a varias generaciones, al igual que sus bromas, sus consejos y experiencias…Sus viñedos siempre fueron admirados por su situación y producción. Muchas de las grandes bodegas de Ribeira Sacra cuentan con sus uvas para elaborar sus vinos.

Una vez que Cuco se retiró,  su hijo Diego cogió el testigo y además de las viñas que ya tenía su padre, sigue comprando y plantando nuevos viñedos, con la ilusión de poder llegar al momento en que, con la extensión necesaria, la viticultura sea un negocio viable y sostenible. 

Toda la uva que produce se destina a la venta a bodegas de la Denominación de Origen o a particulares que buscan uva de calidad para hacer sus vinos.

Cuando se gesta el grupo Viticultores do Amandi, se hace con la idea de aprovechar una parte selecta de esa producción, para elaborar un vino que se ajustara a nuestros gustos particulares, que representase el terruño y abrir una nueva línea de elaboración con la Mencía como base que nos permitiera explorar a fondo sus posibilidades.

Viticultores do Amandi somos un equipo de tres jóvenes de la zona, Diego López (hijo de Cuco y heredero de una larga tradición vitícola), Luis Cesar Moráis (que proviene del mundo empresarial) y yo mismo, Humberto Loureiro (sumiller, consultor y distribuidor de vinos); que decidimos emprender un proyecto, y elaborar un vino como homenaje no solo a la tierra que nos vió crecer, sinó también a las gentes que nos precedieron. 

Para ello escogimos la uva de una parcela icónica: A Larga, En pleno corazón de la ribera de Amandi, en la zona de As Forcadas, A Larga está situada sobre las casas de Os Barqueiros y frente a Sacardebóis. Orientada al suroeste, Con una pendiente de más de un 75% de desnivel y recios muros de piedra, esta viña hace honor a su nombre ya que es muy estrecha y destaca por su forma alargada. La diferencia de altura de una punta a otra hace que nos encontremos con unas diferencias de maduración de más de un grado. Basta acceder a ella por un estrecho camino enterrado lateral, por el que en tiempos se llegaba a la barca de paso que hacía de nexo entre las orillas de Lugo y Ourense, para imaginarse la dificultad de los trabajos aquí, cuando la única forma de sacar las preciadas uvas era a hombros hasta el carro o las caballerías que las llevarían a la bodega. Sobre un suelo pobre arcilloso y lecho de granito y esquisto esta finca tiene cepas viejas de Mencía, garnacha y tempranillo.

Teniendo esto como referente, en la vendimia de 2016 decidimos apartar 1200 kg de Mencía seleccionada. Pese a que fue una añada complicada, conseguimos una uva con un estado sanitario impecable y 13,4º. La uva ya la teníamos.

Para el proyecto que teníamos en mente decidimos hacer un vino con mucha personalidad, por lo que adquirimos dos toneles abiertos de 600l de roble francés en los que fermentar la uva despalillada. Tras terminar la fermentación alcohólica, prensado pneumático y fermentación maloláctica en acero inoxidable. El vino estuvo en inox 5 meses, en los que trasegamos y tuvimos un vino que nos convenciera como vino joven. Es ahí cuando iniciamos la crianza en barrica. Una barrica de 500l. de roble francés y dos de roble americano de 225l de tercer uso. Sometimos el vino a una crianza de 8 meses en barrica, tras lo cual volvió al depósito de acero para afinarse y someterlo a decantaciones. Tras el embotellado el vino reposó en botella 6 meses antes de salir al mercado.

Por diferentes causas administrativas decidimos al final del proceso descalificar el vino de la Denominación de Origen y sacarlo como un vino desamparado. Y aunque no era nuestra primera idea, esto nos abrió un nuevo mundo de posibilidades de elaboración al no tener que someternos a los parámetros de la D.O. y poder investigar más allá de los vinos ya conocidos que aquí se elaboran, pero sin perder la esencia del terruño.

Cabe destacar que en este proyecto, y por las características del viñedo toda la viticultura se hace de forma manual, al igual que los procesos de bodega. Y ese carácter artesanal lo quisimos reflejar en la imagen del vino: la etiqueta es una pieza de madera de una micra de grosor en la que grabamos el nombre. Esto conlleva también una elaboración individualizada de las etiquetas, en la que ninguna es igual que otra. Están elaboradas y pegadas a mano una por una y cerramos el packaging con un lacrado negro manual. Las cajas son de seis unidades en cartón crudo sobre el que estampamos el logotipo también manualmente. Quisimos  que cada una de las botellas fuese una pieza única, una obra de artesanía que pusiese en valor su contenido.

El nombre ya denota el orgullo que nos produce: E.G.O: ser, alma, conciencia o sustancia. Y la firma by Cuco representa nuestro homenaje al artífice, viticultor e icono ya de Ribeira Sacra: el Cuco de Amandi.

La elaboración de este vino fue un reto artesanal desde su inicio. Cada cepa y cada uva han sido mimadas manualmente, todos sus procesos se han controlado también de forma manual y cada botella pasa por nuestras manos muchas veces hasta por fin empaquetarla. Un control de calidad forzado que da como resultado un vino diferente que esperamos seguir desarrollando y creciendo con el año tras año.

La añada 2017 está a punto de ser embotellada y prácticamente duplicamos la producción. Mantenemos en ella el monovarietal y seguimos el mismo esquema, aunque afinamos más en los procesos aprendiendo de los errores y con mayor práctica en cada uno de ellos. Bien es verdad que fue una añada estupenda y la uva entró con unas condiciones óptimas de maduración que ya se percibe en el vino.

2018 ya está en marcha en bodega, en la que pese a que la producción se redujo considerablemente, decidimos aportar un poco de acidez con un 15% de garnacha.

Es muy pronto para sacar conclusiones, pero una vez podamos catar la evolución de estas tres primeras añadas podremos empezar a valorar el proyecto de una forma objetiva y crítica. De momento solo deseamos que os guste, y que disfrutéis con el tanto como nosotros.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.