Alemania es uno de los mayores importadores de vino del mundo. La producción vinícola alemana va en aumento lo que le ha llevado a alcanzar en el 2017 el puesto de primer país importador en volumen y el tercer puesto en el ranking mundial de importadores de vino en valor. Esto no ha impedido que Francia, Italia y España fueran los principales suministradores de este producto en ese año. El vino español es el tercero más consumido por detrás de los vinos italianos y franceses y se mantiene estable en el mercado alemán en los últimos años. En este reportaje se analizarán datos relevantes en cuanto a hábitos de consumo del vino en Alemania y se desarrollará la bipolarización de los canales de distribución en dicho país con respecto a este producto.

 

Alemania, además de ser uno de los mayores importadores de vino del mundo, es un país  productor con una superficie de 102.000 hectáreas de producción de las cuales alrededor de 66% son de vino blanco y un 34% de tinto. La producción alemana en 2016 se ha incrementado 1,12% con respecto al año anterior, alcanzándose la cifra de alrededor de 9,00 millones de hectolitros (hl).

El país germano ocupó en 2017 el tercer puesto en el ranking mundial de importadores de vino en valor con 2.487 millones de euros. Además, fue también el primer país importador en volumen con una cifra de 14,69 millones de hl, lo que supone un 14,5% del volumen total del mercado. Por lo que el porcentaje de crecimiento con respecto al año 2016 en valor es de +0,3% mientras que en volumen el dato es negativo -2,7% con respecto al año anterior.

Los principales suministradores de vino del mercado alemán en el año 2017 fueron Francia, Italia y España. Estos tres países juntos suman más de un 76% de las importaciones en volumen y cerca de un 77% en valor. Es interesante observar que los datos recogidos de países suministradores de vino a Alemania en 2017 según volumen sitúan a Italia en el primer puesto con 5,4 millones de hl (37,26% del total importado). España se encontraría en segundo lugar con un total de 3,61 millones de Hectolitros (24,67% del total importado) mientras que Francia ocuparía la tercera posición con 2,1 millones de hl (14,61% del total importado).

Con respecto al ranking de países suministradores de vino a Alemania en 2017 por valor, sitúan nuevamente a Italia como principal suministrador con 860 millones de euros (35,46% del valor total importado). Por su parte, Francia estaría en segundo puesto con 694 millones de euros (26,76% del valor total importado) mientras que España obtendría la tercera posición con 376 millones de euros (15,51% del valor total importado).

Si se analizan los precios medios de importación en 2017 de Francia (303€/hl) destacan frente a Italia (158€/hl) o España (104€/hl). Asimismo, en el resto de vinos (vinos de mesa principalmente) Francia tiene un precio medio de 138€/hl por los 55€/hl de España o los 93€/hl de Italia. Por lo general los precios en 2017 crecieron ligeramente, en España el aumento fue de un 4,00% aunque en el caso de Francia han disminuido con respecto a 2016 en un -3,19%.

El volumen total del mercado en el año 2017 (producción + importaciones) alcanza un total de 23,75 millones de hl, lo que supone un incremento de un 1,16% en comparación con 2016. Unos 9,10 millones de hl corresponderían a producción propia y 14,64 millones hl a importaciones de vino extranjero. Del volumen de producción son destinados al consumo interno 5,12 millones de hl (25,79% del mercado interno), así como 15,23 millones de hl (76,71% del mercado interno) provienen de las importaciones de vino. Teniendo en cuenta estos datos se estima un volumen total del mercado de vino tranquilo de 20,5 millones de hl, mientras que el resto de vino es vino espumoso, fortificado o aromatizado (3,7 millones de hl). Es conveniente dividirlo por tipo de embotellado: en origen un 45,8% (5,45 millones hl) y en destino un 54,2% (6,44 millones hl). Esta primera división ya da una idea de los volúmenes de importación de vinos de calidad y de vinos a granel importados.

Alemania ocupa con respecto al resto de importadores de vino español el primer puesto en valor (381,8 millones euros) por delante de Reino Unido, EEUU y Francia; mientras que el país germano ocupa la segunda posición en importación en volumen (411,20 millones de litros), tras Francia y por delante de Italia y Portugal.

Las exportaciones españolas de vino a Alemania representan un 13,09% en valor y un 14,91% en volumen del total del vino español exportado. La evolución de las exportaciones españolas de vino a Alemania en 2016 fueron con porcentajes negativos ya que en valor el dato es de -5,35% mientras que en volumen fueron de -1,88 %.

Según fuentes del Deutscher Wein Institut, es el cuarto mayor mercado mundial de consumo de vino total con una cifra de 20,2 millones de hl en 2016 y una variación negativa de un -1,94% en relación al año anterior. El Consumo per cápita anual en 2015 de vino fue de 20 litros, con un crecimiento positivo de un 0,49% en comparación al año anterior. En espumosos el dato es de 3,7 litros (igual al año anterior) y en espirituosos la cifra es de 5,4 litros. Por su parte la cerveza alcanzó un total de 104 litros por persona (- 1,79%)

La tendencia es a un mayor consumo de blancos y rosados. El vino blanco creció en cuota de consumo alcanzando un 40,7% del total en el año 2016 (+2,77%). En cuanto al consumo de vinos tintos fue de alrededor de un 48,6% (-2,88%). Sin embargo, en crecimiento desde el año 2012 ha sufrido un descenso de un -5,63%, mientras que los vinos blancos han aumentado en un 6,26% y los rosados en un 4,9%, llegando a cuotas por encima del 10% (+2,88% en comparación al año anterior).

La estructura del gasto en vino por tipos y procedencia del vino apenas ha variado en los últimos años. Siguiendo los últimos datos disponibles del año 2015 los alemanes consumen un 50% del vino tinto de importación mientras que el vino blanco sigue siendo de procedencia alemana en un 50%. En cuanto al vino rosado, el que más se consume es el doméstico con un 13%. En cuanto a la procedencia, el vino español es el tercer más consumido por detrás de los vinos italianos y franceses y se mantiene estable en el mercado alemán en los últimos años. 

Viñedos de las bodegas Marqués de Velilla, La Horra (Burgos)

Con respecto a los hábitos de consumo, los consumidores mayores tienen preferencia por el vino tinto y seco. Los consumidores jóvenes, por el contrario, demandan vinos blancos y rosados, semisecos y dulces y se muestran asimismo más abiertos que los consumidores mayores a vinos de importación. En términos generales, son las personas entre 40 y 69 años las que más vino consumen. En el consumo de tintos y rosados destacan también las personas entre 30 y 39 años, mientras que los blancos dulces son más consumidos por los mayores de 70 años y los adolescentes.

En lo referente a los canales de distribución del vino en Alemania es destacable la marcada bipolarización que se da entre los vinos comercializados en el canal del comercio especializado y en el canal HORECA, canal de gran importancia por la variedad y el valor de los vinos que en el mismo se comercializan y los vinos comercializados en el canal minorista de alimentación (la denominada “gran distribución”). En este último, se oferta un abanico mucho menor de regiones, DD. OO., bodegas y marcas que en el canal especializado y sobre todo de un valor mucho menor. Si bien, se ha de resaltar que se está percibiendo una cierta tendencia a elevar la calidad del surtido de vinos en el canal de gran distribución.

Desde el punto de vista cuantitativo cabe destacar la importancia que tiene el segmento discount y hard discount dentro del comercio minorista de alimentación, en el que la oferta de vinos se reduce al máximo y en el que se comercializan enormes volúmenes a precio muy bajo, llegando a comercializarse casi el 50% del volumen total de vino consumido. Si incluimos también los volúmenes de venta de los supermercados e hipermercados, el porcentaje de vino comercializado en estos canales alcanza un 75%. En cuanto a valor del vino comercializado los discount representan un 35%.

En el otro extremo habría que resaltar la importancia, por un lado, del canal directo de suministro, utilizado casi en su totalidad por los vinos alemanes, que alcanza un 9% del valor total comercializado (un 9,5 % en volumen). Por otro lado, el canal especializado que con solo un 28,5% del total del volumen comercializado alcanza un 64% de valor en el mercado del vino en Alemania. 

En conclusión, teniendo en cuenta que Alemania es uno de los mayores productores e importadores de vino del mundo para mantener o mejorar las buenas cifras alcanzadas hasta hoy, este país debe centrar su foco a la hora de distribuir este producto en el canal especializado por ser el canal objetivo de la mayor parte de los vinos de calidad internacionales y que funciona como canal creador de tendencias en el mercado y en el resto de canales de distribución.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.