La bodega se marca como objetivo hallar alternativas sostenibles y eficientes a los fitosanitarios y restaurar la biodiversidad de los suelos

Terras Gauda continúa apostando por la investigación y el desarrollo para su diferenciación con dos nuevos proyectos que pondrá en marcha próximamente. La bodega internacionaliza su estrategia de I+D+i y avanza en su objetivo de lograr una mayor sosteniblidad medioambiental en el viñedo, los suelos y la vid.

 

Proyecto europeo transversal

Un consorcio de empresas, centros de investigación, parques tecnológicos, agrupaciones empresariales, instituciones gubernamentales y universidades de diferentes países de Europa abordará desde una perspectiva multidisciplinar la búsqueda de nuevas alternativas sostenibles y eficientes a los fitosanitarios en los viñedos, uno de los principales cultivos del Mediterráneo, teniendo en cuenta las particularidades de estas zonas geográficas.

Este plan, en el que participan Francia, Italia, Portugal, Grecia y España, se desarrollará en el marco de la convocatoria europea HORIZON 2020. El planteamiento consiste en proponer mejoras en las técnicas del cultivo, en los procesos y en la metodología de protección del viñedo, generalizando el uso de productos más naturales, menos agresivos, activos exclusivamente contra los organismos que causan las plagas. Además, ha de ser compatible su viabilidad económica con la disminución del impacto medioambiental derivado de su utilización.

El fin es adoptar una estrategia novedosa implementando medidas de gestión que tengan en cuenta las peculiaridades ambientales, sociales y económicas de las diferentes empresas y profesionales de la viticultura. La aportación de las universidades a través de las Ciencias Económicas y Sociales será clave para lograr este objetivo.

El consorcio europeo, que se está formando y será presentado a principios del 2020 para el desarrollo de este proyecto, pretende que sus resultados se extrapolen a otro tipo de cultivos y países europeos con características diferenciales.

Biodiversidad

Terras Gauda, con el apoyo del CDTI (Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial), trabajará en este proyecto de investigación para conseguir la restauración de la biodiversidad del suelo.

Los objetivos son demostrar los beneficios que tiene para el correcto desarrollo de la vid recobrar el equilibrio de elementos esenciales para el suelo, gracias a la recuperación de su microbiota; introducir nuevos manejos de la vid que induzcan efectos positivos en una mayor resistencia natural a las enfermedades;  y comprobar los resultados en el proceso de vinificación, ya que se modificará la composición nutritiva de los mostos por la recuperación del terreno.

El interés de la cooperación  internacional con una bodega del Hemisferio Sur americano radica en la importancia de realizar ensayos experimentales de prácticas vitícolas con el mismo objetivo pero en dos zonas geográficas con características edafológicas y climáticas completamente diferentes. Unas diferencias que también son evidentes en las variedades de vid y en las formas de cultivo.

Obtener datos reales de dos campañas vitícolas en un mismo ejercicio de una bodega del Hemisferio Norte (Terras Gauda) y de otra del Hemisferio Sur otorga un gran valor experimental, los resultados serán más amplios y reveladores, aportando mayor valor científico.

Con la puesta en marcha de ambos planes, Terras Gauda prosigue con su estrategia de alcanzar una mayor sostenibilidad medioambiental del viñedo, el entorno y los procesos a través de la investigación, una nueva vía que inició con el proyecto europeo de viticultura de precisión FOODIE de tres años de duración, cuyos resultados se presentaron en 2018.

Expansión

La creación de vinos únicos, ligados al terruño y en los que se identifica la procedencia, ha sido el eje del proceso de expansión geográfica que ha llevado a cabo en las zonas vitivinícolas de referencia: La Rioja (Heraclio Alfaro), La Ribera del Duero (Quinta Sardonia) y Bierzo (Pittacum).

El desembarco en Rioja ha supuesto un importante salto cualitativo y de valor para el Grupo, que ya comercializa la segunda añada del crianza Heraclio Alfaro.

Terras Gauda, que destina un 22% de la producción a exportaciones, está presente en más de 60 mercados internacionales y en 2018 ha registrado un récord de ventas.

La alianza estratégica con Trinchero Family Estates, ratificada al inicio del actual ejercicio económico, ha marcado un hito en el importante mercado estadounidense. El nuevo acuerdo con uno de los distribuidores de referencia en EEUU, que representa a más de 50 marcas internacionales reconocidas de vinos y es la 2ª bodega familiar más grande del mundo, está repercutiendo de forma significativa en el posicionamiento de los vinos del Grupo en las cadenas de distribución de todo el país, tiendas especializadas y restauración.

Los mercados más representativos para la bodega de O Rosal son Reino Unido, EEUU, Noruega y China, país en el que ha logrado un avance de ventas gracias a un nuevo acuerdo. En 2018 se ha introducido en Kazajistán y Sudáfrica y ha impulsado su distribución en República Checa, Singapur y Puerto Rico.

Canadá, Noruega, Reino Unido y China son los mercados principales para Bodegas Pittacum, que comercializa un 55% de su producción en el exterior. Un 65% es el porcentaje de exportaciones de Quinta Sardonia, con Dinamarca, EEUU y China liderando su posicionamiento internacional.

Nota.-En la rueda de prensa han intervenido José María Fonseca Moretón, presidente del Grupo Terras Gauda; Antón Fonseca Fernández, vicepresidente;  Enrique Costas Rodríguez, director general y  Emilio Rodríguez Canas, director enológico de Bodegas Terras Gauda.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.