Esta mañana se ha aprobado en la sede del Consejo Regulador el presupuesto para el próximo ejercicio, fijando la cifra en 16.717.062 euros, lo cual da continuidad al ambicioso compromiso de inversión y visión de futuro adquirido por el sector en los últimos años.

“La apuesta presupuestaria no es otra que seguir trabajando para mejorar el posicionamiento de Rioja y continuar consolidándonos como la Denominación líder que somos” afirma el presidente del Consejo Regulador, Fernando Salamero. “Focalizar nuestras campañas en aportar valor a Rioja tiene que ser el objetivo, sobre todo en un momento
complicado como es el actual”.  Este momento, afirma el presidente, “es clave para el futuro de Rioja ya que estamos inmersos en el desarrollo de un nuevo plan estratégico, la ruta de trabajo que base los pilares para los próximos años”.

Iñigo Tapiador, director de Marketing del Consejo Regulador, afirmaba que “las campañas de Rioja que hay detrás de estos presupuestos tienen como objetivo fundamental conectar con audiencias más jóvenes y trabajar la dimensión de prestigio de nuestra marca, buscando un incremento en el valor de las ventas, particularmente en el caso de mercados consolidados como pueden ser España o el Reino Unido”. “En los mercados donde el conocimiento de Rioja es menor, la clave va a estar en construir notoriedad de marca mediante mensajes y atributos muy centrados en el producto, donde nuestra calidad jugará una baza muy importante”.

En el apartado de proyectos globales, destaca la presencia de Rioja en una nueva edición de la feria Prowein, mediante una  puesta en escena renovada con la que se pretende dar una visión actual del trabajo por la excelencia que se está desarrollando a lo largo y ancho de la denominación. Un programa que pretende hacer Rioja lo más visible posible en la feria más importante del sector con 61.500 visitantes de 142 países y casi 6.900 expositores, que en 2020, además, experimentará una ampliación.

El lanzamiento de ‘Rioja Wine Academy’ es otro de los proyectos estratégicos para 2020; se trata de una revisión del proyecto de ‘Educadores Oficiales de Rioja’ que ya existía, en la que se han reforzado los contenidos y las herramientas didácticas mediante una plataforma de e-learning que se abre a nuevos públicos con el objetivo de aumentar  exponencialmente nuestra comunidad de “embajadores de marca” a nivel nacional  especialmente internacional.

Las iniciativas relacionadas con el enoturismo también se consolidan en 2020, reforzando  nichos de especialización ya trabajados en 2019 como el turismo MICE (corporativo), y añadiendo otros como el turismo familiar y el segmento premium.

Los planes de promoción del Consejo dedican también un apartado especial a la comunicación dirigida a profesionales y prescriptores del sector. Teniendo siempre presente el objetivo de incremento de valor y prestigio de la Denominación, se ha establecido un programa de actividades para acercar los vinos de Rioja de mayor calidad de cada categoría a los profesionales mediante encuentros en distintas localizaciones.

Tras la culminación del Plan Estratégico del Vino de Rioja 2005 – 2020, la Denominación vuelve a trazar una hoja de ruta con horizonte 2030, que dará lugar a un nuevo Plan. Éste se desarrollará con el objetivo de generar reconocimiento y valor e integrará nuevas claves como la sostenibilidad, todo ello con objeto de asegurar el éxito futuro de Rioja.

En lo relativo a control de producto, 2020 se prevé como el año en el que confirmar la implantación de un sistema de certificación basado en los criterios de la norma UNE-EN ISO/IEC 17065:2012, norma que viene a reforzar al actual sistema de inspección, ya acreditado por ENAC, especialmente en materia de garantía de origen.

Todos estos controles vienen soportados por Nimbus, una nueva plataforma informática que da apoyo a las bodegas y sirve de evidencia en la obligación de disponer de un sistema de autocontrol documentado. De esta manera, se aporta así una importante mejora que se traduce en una mayor garantía al consumidor.

La distribución del Presupuesto de Gastos para 2020 se costea enteramente por el sector, implicando que las bodegas sufraguen un 57,8% y los viticultores el 42,2% restante.

Además, tal y como marca la revisión de carácter semestral acordada por el Pleno el pasado mes de mayo, se han aprobado algunas actualizaciones en los requisitos mínimos a cumplir por los etiquetados así como el alcance de estas leyendas en las contraetiquetas informativas; dicha actualización ha quedado consolidada en el documento y volverá a ser estudiada para la inclusión o desarrollo de nuevos detalles pasados seis meses.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.