El sector vinícola y la hostelería ampurdanesa firman el manifiesto ‘Maridaje ampurdanés’ para reforzar su vínculo y posicionarse como destino de enogastronómico seguro con el objetivo de superar juntos la situación provocada por la pandemia sanitaria

El Consejo Regulador de la DO Empordà y los colectivos de cocineros La Cuina del Vent y Cuna del Empordanet han presentado y firmado hoy el manifiesto ‘Maridaje ampurdanés’ con la voluntad de reforzar su histórico vínculo y de trabajar conjuntamente para superar juntos la crisis provocada por la pandemia sanitaria y conseguir la rápida recuperación de dos sectores claves en la economía de las comarcas de Girona.

Con esta declaración de unión y colaboración bilateral, restaurantes y bodegas quieren dirigirse a los mercados para poner de manifiesto que «durante la reanudación de la actividad la salud será el objetivo esencial, y las buenas prácticas y los protocolos para ofrecer las máximas garantías de seguridad sanitaria imprescindibles, para ser observados y reconocidos como destino de confianza, en términos turísticos y gastronómicos «. Asimismo, los firmantes del manifiesto refuerzan su compromiso con los productos de proximidad para convertirse en sus principales prescriptores.

La firma de la declaración ha tenido lugar esta mañana en Es Portal Hotel Gastronómico, de Pals, en un acto en el que han participado un centenar de representantes de todos los colectivos. El escritor Adrià Pujol ha sido el encargado de leer el manifiesto que han firmado la presidenta de La Cuina del Vent, Roser Bronsoms, el presidente la Cuina de l’Empordanet, Vicenç Fajardo, y el presidente del Consejo Regulador de la DO Empordà, Xavier Albertí.

MARIDAJE AMPURDANÉS
Declaración de unión y colaboración bilateral

Los sectores vinícola y de la hostelería del Empordà afrontan el reto de encarar la reanudación de la actividad y la adaptación al nuevo escenario, donde la salud será el objetivo esencial, y las buenas prácticas y los protocolos para ofrecer las máximas garantías de seguridad sanitaria imprescindibles, para conseguir ser observados y reconocidos como destino de confianza, en términos turísticos y gastronómicos.

Juntos, restaurantes y bodegas se dirigen a los mercados haciendo valer el paisaje, la cultura y este estilo de vivir de la gente del Empordà, que ha puesto siempre la gastronomía, la comida y la bebida, en el centro de la fiesta y de la vida social.

La relación entre estos dos sectores es ancestral, y ha sido en el Empordà, donde los productos de la región se han convertido identitarios a ojos de los visitantes. Lo son las gambas y los erizos de mar, el arroz y la cebolla, las cerezas y las manzanas, los aceites y los vinos.

Los restaurantes de los colectivos de la Cuina de l’Empordanet y de la Cuina del Vent tienen en los productos de proximidad la base de su propuesta culinaria y se convierten en los principales prescriptores.

Somos conscientes de que a nuestros visitantes les gusta nuestro paisaje salvaje de los parques naturales, pero les enamora más aún la tierra cultivada de viñas y olivares.

Nos tenemos estima mutua, no sólo porque nos complementamos y nos necesitamos, sino porque compartimos los criterios de la estima al paisaje, del respeto al medio y la sostenibilidad.

Por todo ello queremos ratificar este compromiso existente, pero nunca escrito

MANIFESTANDO

Los restaurantes de Cuina del Vent y de la Cuina de l’Empordanet y las bodegas de la DO Empordà seguiremos trabajando juntos en la promoción de los vinos y la gastronomía del Empordà y en la del territorio que nos acoge.

Reivindicamos juntos la identidad de nuestra cocina y de nuestra gastronomía, como empresas, como artesanos y como personas.

Cocineros y bodegueros del Empordà asumimos el compromiso de trabajar intensamente para favorecer la rápida recuperación de los dos sectores, mediante la generación de confianza y seguridad entre nuestros potenciales clientes.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.