Vinos al ritmo de la tierra, vinos hippies y biodinámicos

2mercedesgonzales02

Cuando decidí abordar el tema de vinos en armonía con la naturaleza directamente he pensado en los vinos biodinámicos porque si bien más de 3.000 años de historia de viticultura no pueden estar equivocados, aún con todo son grandes desconocidos.

Según iba entablando conversaciones y pidiendo opiniones al respecto me fui encontrando con que cada uno al final acaba tomándose las porciones que entiende serán su camino, es su visión, su cultura,…..por decirlo de alguna manera podríamos hablar de biodinámicos más moderados, más recalcitrantes, más por la sostenibilidad pero con coche,………Todos ellos tendrán su público y en todos he hallado virtud.

Como dice mi amiga Susi , acostumbro a repetir que en el mundo del vino tonterías las justas y es por ello que he decidido abordar el tema porque siempre que hablo del mismo con alumnos , lo normal es que los ojos se abran cual platos y en definitiva los vinos biodinámicos eso son para mi, tonterías las justas y es por eso que me disculpo de antemano por la simpleza de mis expresiones porque quisiera que fuese de lo más sencillo de entender. Habrá seguidores y detractores pero sólo quiero contribuir a que se entienda el concepto, siempre con conocimiento de causa.

Cuando hablamos de vinos hippies seria como el camino que se ha emprendido de regreso de la viticultura química a la orgánica o biológica y a la biodinámica o como me decía Roberto Regal, ese involucionar necesario para evolucionar, él es también de los que participan de ese matrimonio borgoñón de cepa y tierra pero una tierra con oxigenación natural por los microorganismos, es decir, que cree en los “bichitos “ .

Buscar esa expresión del vino que nos hace entender la tierra, trabajar sin herbicidas, con esa sensibilidad con el terruño y hablar con las plantas como hace Esther Teixeira, abuela de Roberto, que dice las entiende (recordar que ha sido la primera en elaborar en ecológico en Galicia).

En ocasiones la expresión de estos vinos llevan a perder ciertas cosas, quizás alguno se nos muestre algo más agreste o nos muestre un pelín más de oxidación pero a cambio nos ofrecerán otras muchas sutilezas, su ritmo de vida al ritmo de la tierra.

Se busca una tierra no enferma que llevar a su máximo de fertilidad

En este concepto de vinos hippies incluiríamos aquellos vinos ecológicos, orgánicos(ausencia de tratamientos químicos en viñedo y bodega) o incluso biodinámicos en los que se actúa en un nivel energético, no físico, teniendo en cuenta que la vida en la tierra es un don de las fuerzas de la naturaleza, redescubrir la viña como ser vivo ), casi homeopáticos, vinos con inmenso respeto por el terruño y la naturaleza, huyen de fitosanitarios, insecticidas, abonos que permitan obtener una sana vendimia que una vez llegue a bodega, aunque conlleve grandes esfuerzos emplee técnicas ancestrales de viticultura, aquellas utilizadas hasta los años 50 aproximadamente. También ancestrales sus métodos de conservación (tinajas de barro, barricas suaves con varios usos que no desvirtúen el terruño,….), es decir, nuevas tendencias que simplemente son viejas prácticas.

Ya ciñéndonos a la biodinámica pensaba sacar conclusiones globales pero entendí según iba intercambiando opiniones que, precisamente hablamos de particularidades y no generalidades y es por eso que os transmitiré la opinión de varias experiencias. Son muchos los proyectos encaminados en Galicia , no los he recogido todos, entre otras por la limitación del espacio pero quede claro que hay un gran equipo de profesionales empeñados en que nuestro futuro sea el de los vinos sanos.

Mi vinculación, llámese curiosidad, ganas de saber, de conocer, de entender,…se marca más a raíz de haber hecho el curso de Viticultura Biodinámica con Nicolás Joly después de haber leído su libro “El Vino del Cielo a la Tierra”. Entendí que no se trata de una moda ni de un credo, aunque se pueda pensar en ello sobre todo por lo dados que somos a tener biblias de cabecera y ser seguidores de particulares “gurús”. La biodinámica es tan simple como entender que es uno de los caminos para hacer un buen vino, una forma de expresión de los elementos propios de una denominación, lo que entendemos por “terroir” (suelo, variedad, clima,….), reencontrarse con la naturaleza. Buscar una garantía de sabor de origen, se utilizan distintos preparados en función del lugar, no se trata de crear un perfume con levaduras aromáticas añadidas.

Se busca una tierra no enferma que llevar a su máximo de fertilidad, una tierra que respira abandonando en primer lugar el uso de fertilizantes químicos y fitosanitarios que han ido estropeando los suelos y agotando la microfauna. Mimar la viña, utilizar levaduras naturales , las que conocemos como autóctonas o indígenas, no abonos inorgánicos, no pesticidas, vendimia manual y todo ello para conseguir vides sin químicas, frutos con más sabor y salud para el consumidor y el medio ambiente. Se realizan tratamientos con preparados biodinámicos que no son meras recetas su forma de elaboración y uso no son en absoluto secretos. Las fuerzas de los planetas actúan sobre las raíces (Tierra y Luna), sarmientos (Luna), hojas (solar), flores (Venus) o frutos (Júpiter, Saturno). Se busca una armonía entre los cuatro estados de la materia relacionándolas con las distintas partes de la planta: Mineral (Suelo- Raíz), Líquido( Agua- Savia- Hoja), Gaseosa (Flor- Luz) y Calor (Fruto).

Se trata de una doctrina orientada a restaurar la vida del suelo utilizando una mezcla de materiales animales y vegetales a través de los llamados preparados biodinámicos, que se aplican en consonancia con los planetas o ritmos del universo. Uno de sus fieles difusores es el francés Nicolás Joly que lleva una treintena practicándola y quien nos lo acerca en España Ricardo Pérez, de la familia Palacios, que nos traduce el libro “El Vino del Cielo a la Tierra”.

Se entiende la admiración que despiertan estos vinos, la ironía en ciertos momentos y porque no, el escepticismo, pero en definitiva sólo cabe hacernos una pregunta ¿sirve para hacer grandes vinos? Y en la respuesta como buena gallega habría otra pregunta ¿ qué es un “buen” vino? sino el que muestra su verdad y el respeto hacia sus orígenes.

Se trata de vinos especialmente vivos, que envejecen muy bien y al oxigenarse se crecen, son vinos con sabores más ligados al suelo y el microclima. Conste que coincido con Roberto Regal en que son vinos en los que hace falta un poco de flexibilidad mental para entenderlos pero son vinos que se disfrutan y se entienden.Al final todo se reduce a la lógica y a la frase tan repetida por Nicolás Joly “Regarde la Nature” (observa la naturaleza), nos lo cuenta todo y te darás cuenta de que la vida es intangible antes de ser tangible.

Volveremos en un siguiente número con las experiencias de algunos de nuestros biodinámicos más impilcados.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.