El mundo cada vez más elige el vino por varietales. Esta tendencia se está convirtiendo en moda en muchos países y también llega al viejo mundo. Históricamente en Europa se ha fomentado la diferenciación de los vinos por sus zonas de procedencia. Burdeos, La Toscana, Alsacia o La Rioja son claros ejemplos de ello. Esta forma de promoción ha permitido a los principales países productores ser reconocidos en el mundo, pero se da la paradoja de que han ido decreciendo en consumo en su país.
Sin embargo los países que aumentan su consumo de vino eligen por varietales de uva. Esta forma de entender el vino puede favorecer la incorporación de nuevos seguidores de la bebida preferida por los consumidores del mundo, no en vano es de las pocas que crecen en adeptos.

Aprender o reconocer los tipos de uva que componen un vino es más fácil de recordar, actúa sobre sensaciones directas (no por sentimientos geopolíticos) y define de una forma limpia y directa lo que cada vino quiere trasmitir. En España también todos los consumidores, tienen la oportunidad de conocer los niveles de calidad de los vinos mono-varietales a través de MONO VINO 2014

Así, el Concurso MONO VINO en su primera edición  ha sido todo un éxito de participación y el resultado será la base para la edición de la primera Guía de Mono-varietales de España.

Se inscribieron y cataron 268 vinos de 24 variedades de uva distintas

Eidosela, de la D.O. Rías Baixas, fue uno de los vinos distinguidos en este certamen, en su caso con la Medalla de Oro, en la categoría de Vinos Blancos Jóvenes, en la variedad de uva Albariño

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.