Entrevista a Antonio Diz Francisco, responsable de Adega Trasdovento

“Soy bodeguero pero, sobre todo, soy viticultor, me apasiona el trabajo en las viñas”

A Antonio Diz Francisco el amor por el vino le viene desde siempre, de una familia que ha ido transmitiendo de generación en generación el respeto por la uva, por la cepa y por la tierra. Hoy, desde la Adega Trasdovento, un ejemplo de modernidad bien integrada en el entorno, Antonio Diz nos habla de la vendimia, del futuro de su empresa, la bodega que inauguró en 2015, y de sostenibilidad. Sus vinos son un buen ejemplo de lo que se está haciendo en la Denominación de Origen Monterrei.

¿Cómo nació Adega Trasdovento, ya tenía relación con el mundo del vino?

Sí, en 2000 fundé otra bodega, y también venía de una familia vinculada al mundo del vino desde hacía bastantes generaciones. Mi bisabuelo fundó una bodega en 1810, mi abuelo siguió con esa bodega y mis inicios también fueron ahí, estamos hablando de finales de los setenta, principios de los años ochenta. Estamos hablando de una bodega muy antigua, en la que se hacía vino como antes, vendiendo a granel, sin denominación de origen.

¿Tenían viñas propias o compraban uva?

Teníamos dos viñas importantes, que me encargué de reformar, de Verdello, que es parecido al Godello, y de Mencía. Las cepas más jóvenes que tengo ahora mismo son de 18 años y las más viejas tienen entre 120 y 140 años. Al tener esa base de viñedos, te permite hacer cosas importantes en viticultura.

Imagino que tiene muchos recuerdos de su niñez relacionados con el vino, con las vendimias…

Por supuesto, siempre alrededor del mundo del vino. Yo siempre digo que sí, que soy bodeguero, pero que sobre todo soy viticultor. Lo que me gusta realmente es el trabajo en viña, soy un apasionado de las cepas. Creo que si no las quieres, si no las respetas, no tienes nada que hacer en este sector. La base de todo es el terruño, la cepa, la viña, y si haces cosas importantes ahí, eso tendrá un reflejo en la bodega y, consecuentemente, en el vino que elabores.

img_4942-a

En 2000 fundó con su mujer una nueva bodega que metió en Denominación de Origen

Sí, y seis años después de fundarla entraron varios socios y un tiempo después la vendimos. Unos años más tarde, en 2015, monté esta bodega en la que hoy estamos. En Adega Trasdovento tengo un socio distribuidor que está en Oleiros (A Coruña). Somos la bodega más joven de la Denominación de Origen Monterrei.

¿Y no ha sido un poco arriesgado poner en marcha una bodega de estas características?

Es arriesgado, sobre todo sin subvenciones, ni nada, pero las bases ya las teníamos. Y con las ventas, desde el primer año ya nos pedían el vino. Hay bodegas que estarán peor porque tienen que comprar la uva, nosotros ese problema no lo tenemos.

¿Cómo ha sido la segunda vendimia de la bodega?

Muy buena, estoy contento con lo que hemos conseguido. Ha sido un año con menos rendimiento, con menos cosecha, es cierto, pero si la base es buena y durante el año has cuidado la cepa, eso se nota después de forma favorable en la vendimia. Hay aroma y calidad, pero sí, menos cantidad. Si lo comparas con el 2015, que fue un año excepcional, efectivamente esta vendimia no fue tan buena. La primavera fue muy húmeda, el verano muy largo y muy seco, y no puedes pegar a la cepa las uvas con pegamento. Hay que tener valor, hay que podar en verde, del 15 de mayo a cuando pasen las heladas, ahí ya estás seleccionando tu cosecha, tu añada y la calidad del vino que va a llegar a la bodega.

Después, en el envero, hay que tirar uva, hay que seleccionar y repartir bien la cepa para que el racimo madure de forma equilibrada. Así no tendrás problemas. Lo fundamental es tener oxígeno en la planta para que el resto funcione.

¿Tuvieron también problemas de Mildiu?

Sí, sobre todo porque yo tampoco soy de poner muchos tratamientos. Lo importantes es estar encima de la viña y yo este año estoy contento. Con menos rendimiento, evidentemente, y menos cantidad, pero muy buena en calidad.

¿Sus viñas están cerca de la bodega?

Sí, y están todas en ladera, en montaña.

¿Cuántas marcas de vino tienen en Trasdovento?

Trasdovento, Alto do Bocelo y Quérote, que es un tinto en barrica que sacaremos ahora en diciembre. Y las variedades con las que trabajamos son: Godello, Traixadura y Mencía, fundamentalmente.

¿Qué producción tienen y dónde la están vendiendo?

Este año tenemos menos producción, pero con las cepas que tenemos estamos en 50.000 o 60.000 botellas. La mayor parte se vende en el mercado de aquí, también algo en Madrid y algunos particulares ya nos han comprado vino para llevarse a Luxemburgo, Alemania, Suiza.

¿Qué objetivos se han marcado para el próximo año?

No queremos crecer mucho, con la bodega que tenemos sería un error crecer más allá de los 60.000 litros. Yo quiero controlar mi uva desde un principio, desde el viñedo hasta la bodega, todo el proceso y eso lo consigo con estas cantidades. Si nos fuéramos a los 150.000 litros para mí sería imposible controlar, y no hablemos ya de 500.000 litros.

¿Están acondicionando la nueva bodega para visitas?

Sí, la finca se presta para eso, tenemos viñedos, castaños de 400 o 500 años, tranquilidad. En definitiva, un entorno de gran belleza. Pero queremos ir poco a poco.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.