La creación de este distintivo ya viene recogida en los estatutos fundacionales, que datan de septiembre de 1998, al igual que parte de las normas que rigen su obtención, como por ejemplo el precio mínimo de venta de la botella que lleve dicho distintivo, 500 pesetas. (no el PVP si no venta a distribuidores, importadores…) Un precio que, actualizado con el IPC, a día de hoy equivale a 4.55 Euros (sin IVA). Esto prueba que el objetivo y la mentalidad de los Colleiteiros no ha cambiado en estos últimos 20 años, ya que los Colleiteiros no podemos competir en precio, por nuestros elevados costes de producción, pero si en calidad, y por tanto consideramos básico para nuestra supervivencia el situar nuestros productos, al igual que otros productos de autor, en el mercado de los productos de alimentación Premium.

Una de las nuevas normas que incorporaremos para la obtención del distintivo es la obligación de etiquetar los vinos en Gallego, sin que esto sea incompatible con la presencia de otros idiomas, ya que aproximadamente la mitad de los miembros de la asociación exportan al extranjero. Creemos que nuestros que uno de los mejores embajadores de la cultura gallega son sus gastronómicos, y por tanto que mejor que lleven nuestra lengua impresa en ellos allá donde vayan.

Uno de los motivos por los que el distintivo empezará a usarse en la cosecha 2018 es porque será la primera cosecha en la que entre en vigor el nuevo pliego de condiciones publicado en el DOG 4/2007 (5/1/17), por tanto únicamente podrán llevar el distintivo aquellos vinos inscritos como Ribeiro Castes o Ribeiro barrica, categorías que además de requerir que el vino sea 100% castes, tiene unos requisitos analíticos como por ejemplo un grado mínimo de 12º en el barrica. Desde la asociación creemos que el nuevo pliego de condiciones, así como la obtención de la certificación de producto por parte del órgano de control de la D.O. Ribeiro, todo ello, requisito para cualquier bodega del Ribeiro, ya son garantes de una calidad de producto suficiente para nuestro distintivo.

La creación del distintivo, que tenemos ya registrado desde 2015 como marca colectiva en la Oficina Española de Patentes y Marcas, parte como una necesidad que hemos observado a la hora de asistir a las ferias internacionales. Llegando en algunos casos, como en Foodex Japón, a la cual asistiremos 9 colleiteiros la primera semana de marzo, a ser requisito llevar la marca genérica de la asociación como distintivo principal de los vinos de los colleiteiros participantes.

Por ultimo indicar que no se descartan ir incorporando medidas adicionales antes de que acabe el año para la obtención del distintivo, que entrara en vigor a lo largo de 2019 (cuando se empiece a embotellar en primavera del 2019 la cosecha 2018)

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.